scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Prueba superada

01/07/2022

La prueba se ha superado con éxito. El reto era grande pero el gobierno ha conseguido que la cumbre de Madrid pase con muy buena nota a la historia de la OTAN y se hayan tomado decisiones importantes respecto a Rusia y Ucrania.

Importante también el papel de los Reyes, que junto al gobierno se han volcado para que el nombre de España se escriba letras grandes en la historia de la Alianza, y se haya mostrado como un país con importantísima riqueza en patrimonio artístico, vasta cultura y una gastronomía excepcional. Los dirigentes mundiales, entre ellos Biden, han olvidado durante tres días sus reticencias hacia un país con un gobierno que acoge comunistas. Se había pactado con Podemos que no sacara los pies del plato, y no han alentado a los movimientos antiotan, pero han expresado su desacuerdo con la ampliación del contingente de la base de Rota con dos nuevos destructores y el incremento del presupuesto de Defensa.

Para Pedro Sánchez el éxito de la cumbre madrileña era vital, aspira a un cargo relevante internacional que le permita salir del gobierno antes de las próximas elecciones en las que probablemente no sería caballo ganador. Si se fía del clima que ha vivido durante la cumbre, puede pensar que tiene al alcance de la mano alguno de los puestos soñados, pero una vez finalizada la reunión habrá que ver si la figura de Pedro Sánchez tiene la misma aceptación que ha tenido estos días.

España ha conseguido que el Nuevo Concepto Estratégico recoja la necesidad de luchar contra el terrorismo internacional, muy preocupante para los países mediterráneo por la implantación del yihadismo en el Sahel. Sin embargo no ha logrado que las palabras Ceuta y Melilla figuren en el texto del documento, lo que significa que no existe garantía de que la OTAN intervendría de inmediato en caso de agresión a las plazas españolas. El acuerdo anterior recogía que la OTAN garantizaba la protección de la soberanía y la integridad territorial aliada, y ahora garantiza la integridad territorial de todos los aliados, según el gobierno una cambio significativo. No lo es tanto, la cosa queda por tanto en "veremos".

Ahora hay que negociar las resoluciones. Los socios del gobierno ya han anunciado que no aprobarán la presencia de dos destructores más en Rota, ni tampoco ampliar el presupuesto de Defensa. La ministra Robles se ha apresurado a llamar a González Pons, su interlocutor en el PP, que probablemente apoyará al gobierno a pesar de las constantes muestras de desprecio de Sánchez a Feijóo. las acusaciones de que su partido se mueve al margen de la Constitución y los asuntos de Estado, y responde con el silencio a todas las propuestas de Núñez Feijóo.

Ha acabado la cumbre y Sánchez recupera su tono habitual: ninguneo a la oposición, cuando no acusaciones sin fundamento, y vuelta a las promesas incumplidas, el engaño sistemático y la arrogancia insufrible. Que será mayor después del espaldarazo recibido en esta cumbre de la OTAN.