Más control contra los botellones

L.C.S
-

La Policía Local aumentará su presencia y controles en las zonas de botellón. El Ayuntamiento decide actuar ante el incremento de esta práctica, tras un fin de semana en el que se acentuaron las molestias a vecinos y se quemaron contenedores

Más control contra los botellones - Foto: David Castro

El Ayuntamiento de Ávila actuará para controlar la práctica del botellón, y para ello ha decidido que a partir del próximo fin de semana la Policía Local aumente su presencia y controles en las zonas en las que se están concentrando un mayor número de jóvenes en las noches de los viernes y los sábados.
Así lo ha anunciado el teniente de alcalde de Presidencia, Interior y Cultura, José Ramón Budiño, que ha reconocido un incremento de las molestias a los vecinos por estas situaciones que además de no estar permitidas, «suponen una práctica de riesgo de contagios en estos momentos», otra de las razones por las que desde el Consistorio abulense se quiere controlar estas reuniones.
El parque de San Antonio y la zona de San Francisco principalmente, junto con otros grupos más pequeños en San Vicente y en el paseo del Rastro, han sido los puntos más conflictivos este pasado fin de semana, el primero en el que ha entrado en vigor la normativa de que los bares nocturnos impidan entrar a partir de la 1,30 de la madrugada, para estar desalojados a las 2,00.
Además de ese aumento de las concentraciones para hacer botellón, lo que ha acentuado las molestias a los vecinos de esos lugares de la ciudad por los ruidos nocturnos y la suciedad al día siguiente, este fin de semana se han producido también varios incendios provocados en contenedores.
Ambas cuestiones han hecho que el Ayuntamiento haya tomado la decisión de «intensificar los controles y la presencia policial en las zonas donde se han detectado más reuniones de este tipo», informó José Ramón Budiño, «con el fin de intentar poner fin a los mismos» ya que, «además de originar molestias a los vecinos y suciedades, en estos momentos, y estando la situación sanitaria como está, estas concentraciones son un peligro por los posibles contagios».