scorecardresearch
Editorial

El inmenso beneficio social y laboral de los programas mixtos de empleo

-

Los programas mixtos de empleo se han convertido en una de las herramientas más eficaces de fomentar la empleabilidad en Castilla y León.

Unos programas que tienen una dilatada trayectoria y que con el tiempo se han ido transformando en una interesante fórmula con múltiples beneficios, tanto para las personas que buscan un empleo y necesitan formación específica como para las propias administraciones, principalmente los ayuntamientos, que han encontrado una forma de acometer obras y servicios que ayudan en buena medida a la comunidad.

En la provincia de Ávila, desde el año 2017 se han celebrado 57 talleres por distintas localidades con más de medio millar de participantes, siendo colectivos prioritarios los menores de 35 años sin cualificación y los mayores de 45 años, especialmente sin carecer de alguna prestación y que tienen cargas familiares. Es decir, personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad, que deben tener una atención especial para ayudarles a encontrar ese empleo (en muchas ocasiones el primero o que sufren un paro de larga duración) que les de una oportunidad para encauzar su vida.

Los programas tienen una duración entre seis y doce meses, en los que perciben un salario, pero lo más interesante es que cerca del 40 por ciento de esas personas encuentran un trabajo después de concluir el programa, siendo en algunas ocasiones los propios ayuntamientos los que aprovechan estos talleres para formar a sus trabajadores para que después puedan continuar desempeñando esa labor en sus localidades.

En cuanto a las especialidades que se trabajan se encuentran desde mantenimiento de jardines y espacios públicos, cocina, turismo, pintura, atención sociosanitaria o albañilería, entre otros, modalidades que después pueden tener una salida laboral muy interesante.

Y precisamente ahí es donde hay que poner el foco, en encontrar esos nichos de empleo que precisan profesionales, que con una formación adecuada pueden después encontrar un trabajo, bien como autónomos bien por cuenta ajena.

Desde distintos sectores se está alzando la voz sobre las dificultades que encuentran para cubrir ciertos puestos de trabajo, con lo que es evidente que es en esos campos donde se deben redoblar esfuerzos. En muchas ocasiones se requiere una formación básica, como la que se da en estos programas, por lo que son ideales para prestar ese apoyo.

Estamos ante una herramienta muy válida, que ciertamente no es barat, pero que ha sabido adaptarse a las circunstancias y que, a la larga, presenta múltiples beneficios para la sociedad, superando con creces ese coste. Hay que continuar apostando por ella, sin dejar de adaptarse a esas nuevas necesidades que se presentan, y sobre todo tratando de ser un aliciente y un apoyo para sus participantes, para que sigan perseverando en su formación, que siempre es necesaria, y más hoy en día, para acceder a un puesto de trabajo.