Un mural con la fauna de El Herradón para la posteridad

I.Camarero Jiménez
-

50 personas de todas las edades secundaron la propuesta de intervención artística en la calle Mayor de la localidad para reflejar sobre un muro preparado al efecto la riqueza ornitológica de la que es sin duda una de las zonas privilegiadas de Ávila

Un mural con la fauna de El Herradón para la posteridad

El miedo de los organizadores era que la gente no respondiera a la propuesta de intervención artística en El Herradón. Una duda que rápidamente se disipó porque está claro que la gente tiene ganas de salir, de hacer cosas y de aprender y así se demostró en la mañana de ayer en esta localidad abulense, famosa, cada vez más, por su riqueza faunística en general y ornitológica, en particular.
Precisamente se trataba de eso, de poner en valor lo que saben que tienen y que, de algún modo, se ensalce de cara al futuro, que perdure. El Ayuntamiento de El Herradón, junto con Birding Ávila y en el marco del proyecto Ornitocyl quisieron ponerse manos a la obra en una labor creativa y enriquecedora. 
Días atrás los organizadores habían preparado un muro en la calle Mayor de la localidad para acoger los dibujos de las aves, ahora bien, no cualquier dibujo, debía quedar hermoso y digno y por eso el ilustrador Nacho Sevilla y el experto ornitólogo Pipe Nebreda esbozaron el paisaje sobre el que después se posarían las siluetas de las aves, bueno no todas, porque algunas quedaron retratadas en pleno vuelo y otras, posadas en el suelo. El paisaje lo pintaron con antelación Nebreda y Sevilla y después a los activos participantes, que superaron el medio centenar, les aportaron las siluetas de los diferentes pájaros con presencia en la localidad. Milano, buitre, la cigüeña negra (emblema además de Ornitocyl), cuervos, cernícalos, oropéndolas, abubillas...Poco a poco el mural se llenaba de vida. Para hacerlo, la organización puso a disposición de los participantes «de todas las edades los hubo», el material con el que hacerlo realidad, situado a su vez bajo dos carpas para poner freno al calor, que luego no fue tanto pues el día amaneció nublado y también dispusieron de agua fresca para rebajar los grados y permitir que la gente se sintiera a gusto durante la actividad. Es la primera vez que realizan este tipo de actividad y están tremendamente orgullosos del resultado y del comportamiento de la gente. 
En esta ocasión el mural no era muy grande, unos siete ocho metros de largo por tres y pico de alto. La semana próxima, en La Cañada, la propuesta irá a más, el mural, decía Nebreda «será más o menos el doble» y se ubicará en el edificio multiusos de una localidad que esperan no les dé la espalda pues son más los habitantes y también más los turistas que veranean en ella que en El Herradón. Pero lo importante es que la gente disfrute y aprenda y eso lo hacen porque «son muchos los que identificaban las diferentes especies» que se pintaron ayer.
Para Pipe Nebreda está siendo un verano muy activo (más que otros) y están triunfando con las actividades de Ornitocyl y también con las que realizan en el Centro Medioambiental San Nicolás con el Ayuntamiento de Ávila. Son acciones al aire libre, permiten la distancia de seguridad y la participación de un grupo de gente que tampoco es muy elevado y de algún modo da seguridad también a los que acuden a su llamada.