scorecardresearch

Mañueco insta a valorar y defender la Constitución

SPC
-

El presidente de la Junta destaca que la Carta Magna ha dotado a Castilla y León «del mayor nivel de autogobierno y prosperidad»

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, inaugura una jornada con motivo del 43 aniversario de la Constitución.. - Foto: Rubén Cacho (Ical)

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, instó ayer a «preservar» el valor de la Constitución y a defenderla «de los que quieren derrocarla y su ruina». «Es un momento de recordar lo que fue y que es un extraordinario instrumento de reconciliación, concordia y progreso», sostuvo durante la intervención que sirvió para inaugurar la jornada 'Memoria de Nuestra Democracia', celebrada con motivo del 43 aniversario de la Constitución.

Mañueco insistió en que el texto dio «soluciones a los problemas de las personas e inquietudes sociales y territoriales que existían en la España de los años 70» y rechazó que sea el momento de «afrontar una modificación unilateral, sino que hay que hacerlo desde el sosiego y el respeto a la herencia asumida». Por ello, reiteró que aunque se debería celebrar la efeméride del propio legado de la Constitución, afeó que las circunstancias obliguen a su defensa, «con un rearme moral», insistiendo «en su espíritu de diálogo y acuerdo y que fue pactada entre todos y ratificada en referéndum por el pueblo». Un mensaje que transmitió a los docentes y alumnos del IES Vega del Prado de Valladolid, a los que deseó que la jornada les sea «muy útil para completar la formación sobre la Constitución».

Sin embargo, Mañueco advirtió de las «posiciones» que apuntan hacia el «agotamiento» de la Carta Magna, a los que «quieren sustituirla y lo dicen sin tibiezas». En este sentido, apuntó a que esta corriente pretende llevar a cabo este proceso mediante dos caminos. El primero, se resume en «poner a la Transición Española en el banquillo y calificar el pacto de vergonzante». Ante ello, justificó, es «necesario rescatar la memoria de la democracia, pues desde 1812 no ha habido otro momento en la Historia de España tan decisivo como la Transición».

«Todos los españoles supimos encauzar los destinos gracias a ese espíritu de reconciliación, libertad y comprensión, que hizo que todos pudiéramos caber en la sociedad que se construía entre todos, con independencia de sus ideas, orígenes o su propio pasado», anotó.

El segundo camino, expuso, es a través de un «derrocamiento más sutil, pero más tedioso; de promover su reforma por la puerta de atrás, una mutación para vaciar la Constitución del contenido más esencial y dejándola en el caparazón o la cáscara». Al respecto, puso como ejemplos limitaciones en la libertad de prensa, «ataques» a la separación de poderes, la «imposición» de un único modelo educativo y el «menoscabo de la igualdad y de los territorios». Y también en el desdoro de instituciones esenciales, como la Monarquía, que ha jugado un papel vital y clave en la historia de la democracia», sostuvo el presidente.

Por todo ello, apostó por «acudir a la memoria de la democracia» y recordar que la «gran concordia de la Transición se concretó en la Carta Magna a través de un triple pacto: las libertades, Europa y la cuestión territorial». «Ha permitido que Castilla y León haya podido disfrutar del mayor nivel de autogobierno y prosperidad de la Historia», concluyó.