Finlandia hace historia en un día para olvidar

Europa Press
-

Un gol de Pohjanpalo acaba con Dinamarca (0-1) en un partido marcado por el desvanecimiento de Eriksen

Finlandia hace historia en un día para olvidar

La selección de Finlandia debutó este sábado con una victoria (0-1) ante Dinamarca en la primera Eurocopa de su historia, un duelo marcado por la suspensión de casi dos horas tras el desvanecimiento del danés Christian Eriksen, que perdió el conocimiento a los 43 minutos de partido y tuvo que ser evacuado del Parken de Copenhague.

El jugador del Inter se estabilizó antes de ser trasladado al hospital Rigshospitalet de la capital danesa y los jugadores de ambos equipos dieron el 'ok' a continuar con el choque tras conocer las buenas noticias que llegaban desde la Federación de Dinamarca y la propia UEFA.

Hasta el incidente de Eriksen, que se desplomó solo en su esfuerzo por controlar un balón, la selección danesa fue la única dueña del partido, con claras ocasiones para ponerse por delante en el marcador. Hojbjerg, con un cabezazo, y Braithwaite, con un disparo al lateral de la red, protagonizaron las primeras oportunidades.

Teemu Pukki, el delantero del Norwich, intentó aprovechar una contra para pillar a la defensa local, pero Kjaer fue más rápido y evitó el mano a mano. Esa fue la única jugada de peligro de los finlandeses, que se hicieron fuertes en defensa con el paso de los minutos. El partido estaba para que llegase el gol del equipo dirigido por Kasper Hjulmand.

Sin embargo, tras la reanudación dos horas y media después del inicio del partido, Finlandia encontró petróleo en su primer disparo a puerta. Dinamarca llevaba 18 y no había marcado, pero su rival fue el ejemplo perfecto de la eficacia. Un centro de Uronen, a la hora de partido, fue cabeceado por Pohjanpalo al borde del área pequeña.

El gol dio alas a los pupilos de Markku Kanerva, que mantuvieron el plan ahora que ya tenían el botín en el bolsillo. El barcelonista Braithwaite, de lo mejor en Dinamarca, lo intentó en dos ocasiones, pero la más clara llegó a los 74 minutos, cuando el árbitro decidió pitar penalti en una acción sobre Poulsen.

El encargado de lanzarlo fue Hojbjerg, el centrocampista del Tottenham, que anunció la trayectoria y permitió la parada de Hradecky. Finlandia se rearmó moralmente y aguantó hasta el 90, más el descuento, para rubricar la victoria más importante de su historia que le coloca como sorprendente líder del grupo B.