scorecardresearch

Visto para sentencia el juicio a los alcaldes de Mombeltrán

E.C.B
-

La Fiscalía mantiene la petición de 15 años de inhabilitación para los dos últimos regidores de la villa por un delito de prevaricación administrativa omisiva. Este viernes declararon vecinos, secretarios municipales y dos guardias civiles

Visto para sentencia el juicio a los alcaldes de Mombeltrán - Foto: David Castro

El juicio celebrado en la Audiencia Provincial que tenía como acusados a los dos últimos alcaldes de la localidad de Mombeltrán, el actual Francisco H.C., y su antecesor, Julián M.N, como presuntos autores de un delito de prevaricación omisiva, quedó este viernes visto para sentencia tras dos intensas sesiones que se cerraron con las conclusiones de las partes.

El Ministerio Fiscal mantuvo su solicitud de pena para los dos acusados de 15 años de inhabilitación especial para empleo de cargo público por los hechos acaecidos varias décadas atrás y que tenían que ver con las quejas presentadas en el Ayuntamiento durante años por un vecino de la localidad a causa de los ruidos que generaba un bar de la localidad y que, según coincidieron durante el juicio tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular, no fueron tenidas en cuenta.

Defendió en su exposición la Fiscalía que los acusados, aprovechando su condición de alcaldes de Mombeltrán, cada uno durante su mandato (entre el año 1987 y la actualidad) y teniendo conocimiento de las numerosas quejas presentadas tanto por escrito como de manera verbal por este vecino a causa de las molestias que le generaba el Bar Esperanza (después conocido también como la Taberna del Villano y que en la actualidad está cerrado), no sólo omitieron las inspecciones acerca de las posibles infracciones, sino que tampoco recabaron auxilio de otras administraciones, como podría haber sido la Diputación Provincial o la Junta de Castilla y León. Y todo, pese a los requerimientos recibidos al efecto por el Procurador del Común y del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta.

Eso sí, aclaró el fiscal que el delito debe imputarse «fundamentalmente a uno de los alcaldes, ya que  el otro quizás no sea merecedor del reproche penal y por tanto, que entenderíamos para él una sentencia absolutoria, pero para el otro consideramos que en virtud de la prueba practicada en el plenario consta acreditado que omitió la obligación de actuar».

Sin embargo, respecto a la petición de tres años de prisión que pide la acusación particular por un supuesto delito contra el medio ambiente, la acusación pública «ni siquiera se lo plantea».

Mientras, las defensas de los dos acusados, que se declararon inocentes de los cargos que se les imputan, solicitaron su libre absolución por no hallar hechos probados constitutivos de delito alguno.

En esta segunda y última sesión, previamente a las conclusiones de las partes testificaron varios vecinos, así como los secretarios del Ayuntamiento de Mombeltrán durante el periodo que se enjuiciaba y dos guardias civiles que llevaron a cabo un informe tras un estudio audiométrico del local. Todos ellos se sumaron a los comparecientes en la sesión del pasado miércoles, en la que además de los dos acusados y la acusación particular, declararon tres vecinos de la zona en la que se producían las molestias del bar en cuestión y el hijo de la acusación particular, que testificó en calidad de vecino afectado.