La Fundación Amancio Ortega beca a dos estudiantes abulenses

E.Carretero
-

Candela Macho, de Ávila capital, y Patricia Martín, de Arévalo, estudiarán el próximo curso en Canadá gracias al dueño de Inditex y tras obtener una de las 600 becas convocadas por la fundación del empresario a las que optaron más de 10.000 jóvenes

La Fundación Amancio Ortega beca a dos estudiantes abulenses - Foto: David Castro

Candela Macho, de 15 años, y Patricia Martín, de 14, estudian cuarto de ESO. La primera en el IES Isabel de Castilla, y la segunda, en el Amor de Dios de Arévalo. Y aunque no se conocen entre ellas tienen algo en común que no tienen con ningún otro estudiante de Ávila. Ellas son las dos únicas abulenses que el próximo curso estudiarán en Canadá gracias a una de las 600 becas que cada año convoca la Fundación Amancio Ortega en todo el territorio nacional; la mitad de ellas, y por sorteo ante notario, con destino a Estados Unidos y la otra mitad, a Canadá.  
Candela lo hará en Red Deer, la tercera ciudad más grande en la provincia canadiense de Alberta, mientras que Patricia lo hará en Ontario, en ambos casos con familias locales y durante los diez meses que dura el curso escolar.  
Candela, que actualmente estudia en el IES Isabel de Castilla de Ávila capital y que aspira a realizar una ingeniería, «quizás robótica o aeronáutica», tenía claro desde hace tiempo que quería solicitar una de estas becas. Concretamente desde que hace cinco años cuando la profesora de su hermano le animó a él y a toda la clase a concurrir a la convocatoria que anualmente lanza el dueño de Inditex. Y aunque él finalmente no optó a estas becas, Candela se propuso «estudiar mucho» para cumplir un sueño que está a punto de hacer realidad.   
La Fundación Amancio Ortega beca a dos estudiantes abulensesLa Fundación Amancio Ortega beca a dos estudiantes abulensesNo es fácil, reconocen ambas, conseguir una de estas becas teniendo en cuenta que para participar en la convocatoria, a la que cada año suelen optar unos 11.000 estudiantes de toda España,  se valora la nota media, que al menos debe ser de 7, y que posteriormente los seleccionados realizan un examen presencial en el que se evalúa su nivel de inglés. La última prueba, a la que este año llegaron 1.800 jóvenes, consiste en una entrevista por Skype en la que los estudiantes tienen que realizar una exposición en inglés sobre un tema de libre elección y a continuación una entrevista de carácter más personal.
«Es un revuelto de emociones, porque es verdad que estoy súper contenta, porque es algo que llevo esperando mucho tiempo, y finalmente lo he conseguido, pero también me da mucha pena porque  es un año que no voy a estar en mi ciudad, con mis amigos y con mi familia», reconoce Candeda al hablar de esta experiencia a la que piensa sacar el máximo provecho.
También Patricia ve cumplido con esta beca «un sueño que tenía desde siempre» y al que espera sacar el máximo rendimiento. «Creo que va a ser una buena experiencia, más allá de mejorar mi nivel de inglés», reconoce esta estudiante  a la que el día de mañana le gustaría estudiar psicología.
Además de ese futuro en Canadá, Candela y Patricia tienen, sin conocerse, otra cosa en común: el agradecimiento a sus familias, a las que no verán durante esos meses, por el apoyo y los ánimos que les han dado para hacer realidad su sueño de estudiar en el extranjero. Un agradecimiento que, lógicamente, también tienen para el dueño de Inditex.