Igea pide sancionar al que incumpla las normas sanitarias

SPC
-

La Comunidad modifica la regulación de la nueva normalidad, refuerza la distancia de seguridad de 1,5 metros y el vicepresidente reconoce que «estamos siendo laxos y vamos a ser más estrictos»

Un grupo de personas caminan por la calle con la mascarilla puesta. - Foto: José Miguel Esparcia

La Junta de Castilla y León solicita a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, Policía Local y Guardia Civil ser más estrictos y sancionar a quienes de «forma insolidaria» incumplan las medidas sanitarias establecidas frente a la covid-19, porque «no es momento de aflojar». «Estamos siendo laxos y vamos a pedir ser más estrictos en el cumplimiento», reconoció el vicepresidente y portavoz del Ejecutivo, Francisco Igea, al término de la reunión del Consejo de Gobierno, donde dijo que se va a pedir a los ayuntamientos y a los Cecopi, que haya mano dura. «Nos estamos jugando la vida y el futuro de todos», y aunque la situación es buena «no es el momento de aflojar», lo que no quita que se sigan extremando las medidas de protección de distancia, higiene de manos y uso de mascarillas que, «de momento» no serán obligatorias,  aunque si que recomendó el uso continuado de estas.
«Queremos recordar que están ocurriendo numerosos brotes y y un crecimiento de la incidencia» en otras comunidades de España, y muchos están «relacionados con coas fáciles de evitar», como situaciones de ocio, reuniones familiares y ámbitos cerrados. «Hemos trabajado mucho para conseguir que este verano el turismo rural, el hostelero tengan el grado de ocupación que están teniendo gracias a que todos hemos trabajado mucho», añadió. Igea precisó que, aunque se ha analizado la posibilidad de que seguir los pasos de Cataluña y Baleares y exigir su uso en espacios públicos, no es el momento de imponer más medidas coercitivas. De hecho, pidió a los ciudadanos que no miren a otras comunidades  donde se han dado casos de rebrotes de afectados por coronavirus, «como si no pasase nada», y recordó cuando se miraba a China a Italia «como si no pasase nada», al inicio de la pandemia  que ha afectado al todo el mundo.
«Es una recomendación y una obligación donde no se puede mantener la distancia social de 1,5 metros», dijo, aspecto en el que también se indice en la modificación del anexo del Plan de Medidas de Prevención para hacer frente a la crisis sanitaria que fue aprobado esta semana, informa Ical.
Modificaciones normativas

En concreto, se acordó modificar el apartado 1.2 del Plan, de modo que se refuerza la necesidad de mantener la distancia de seguridad interpersonal de, como mínimo, 1,5 metros, y del uso de mascarillas, y el apartado 3.17 del Plan, que establece una serie de medidas de prevención y limitación de aforos en el sector de la actividad en cines, teatros, auditorio, así como en recintos al aire libre y en otros locales. Así, se determina, de manera expresa, que la limitación de aforo del 75% que se prevé se refiere también a espacios al aire libre que cuenten con butacas preasignadas, así como que este límite del 75% del aforo debe cumplirse de manera homogénea en toda la instalación o recinto, sin que pueda haber zonas en que pueda superarse ese límite.
Por otra parte, resulta necesario permitir la participación en las competiciones de ámbito nacional y no profesional en categoría absoluta, para evitar perjudicar a los equipos de la Comunidad, por lo que se deben aplicar las mismas condiciones. Además, y con el objeto de establecer una regulación coherente, se eliminan los límites máximos en los casos en que haya butacas preasignadas, si bien, por la naturaleza de la actividad, se considera conveniente limitar el aforo al 50% en vez del 75%.
Espectáculos taurinos

Respecto a plazas, recintos e instalaciones taurinas, se modifica el apartado 3.33, distinguiendo los recintos que cuentan con localidades preasignadas de los que no; en caso de asientos preasignados,  se podrán desarrollar actividades taurinas si no se supera el 75% del aforo permitido.En caso de no contar con asientos preasignados, los asistentes deberán permanecer sentados, no podrán superar el 75 por ciento del aforo, con un límite máximo de 1.000 personas al aire libre o 500 personas si es en un espacio cerrado.