La Cebrereña pierde dos puntos vitales

Área 11
-
La Cebrereña pierde dos puntos vitales

1
Cebrereña
1
Bupolsa
Finalizado
El Bupolsa, máximo rival en estos momentos por la permanencia, se lleva un empate de El Mancho Ángel Sastre en el 83'. Guille había firmado el 1-0

La Cebrereña y el Bupolsa empataron a un gol en un partido intenso y disputado en El Mancho Ángel Sastre. Ambos equipos asumían en la tarde de domingo lo que se podría considerar una final adelantada, y es que con la sorprendente victoria de los burgaleses la semana pasada, cualquier resultado era significativo de cara al desarrollo del campeonato. Los cebrereños, bien mentalizados de la importancia de recortar esa distancia e incluso aumentarla, recuperaban para el encuentro la importante baza de David Terleira en el banquillo, tras el largo parón por recomendación médica.
Midiendo fuerzas, ante la atenta mirada de unos 250 espectadores en la grada, comenzaba el partido. Las primeras ocasiones fueron de color verdiblanco. El local Perdi lanzaba una falta que se marchaba al lateral de la portería transcurridos los primeros 7 minutos de juego, y después era Súper el que lo intentaba desde la frontal del área. Poco después tuvo que intervenir el meta Gordo para atrapar sin problemas la primera aproximación tímida de los visitantes. Así sucedían los primeros minutos, con las ideas claras de los locales, que no cedían ni el balón ni la oportunidad de crear peligro.
A los verdiblancos les faltaba únicamente terminar las jugadas para batir a Sergio. Súper creaba la más clara en el minuto 35, cuando ya en la línea de puerta mandaba el esférico al segundo palo sin que nadie llegara a rematar. Tras aguantar a la defensiva toda la primera mitad, el último minuto tuvo como dueño a los visitantes. Gordo evitó, con tres grandes intervenciones consecutivas, que primero Martí y después Pablo adelantaran a los suyos antes del pitido arbitral. Y de lo que había sido un claro dominio local, con esa última jugada, era un empate sin goles agradecido por ambas partes.
Tras el paso por vestuarios comenzaron con más ansiedad los cebrereños, mostrando algo más de inseguridad. Esto lo solucionó Guille Velayos en el 51’ con una definición perfecta, superando por alto a Sergio y marcar así el esperado tanto local. Lo celebraron con rabia, por lo que suponía tanto en el césped como en la grada, disfrutando por fin de un gol que adelantaba en el marcador a la Cebrereña.
Fue una inyección de moral en el equipo para los minutos posteriores. Guille se revolvió en el área cuatro minutos después del gol y se sacó un tiro raso que obligaba a Sergio a mostrar sus mejores reflejos. Un minuto más tarde fue Súper quien pudo hacer el segundo, mandando el balón ligeramente por encima del larguero. La posibilidad de ampliar distancias se esfumó después, cuando el juego se puso feo, sin un dominador claro y con idas y venidas que no beneficiaban a los verdiblancos.
El Bupolsa se hizo poco a poco más grande, ganando disputas individuales con un marcado juego duro que el colegiado no castigó. Jordán tuvo el empate en sus botas en el minuto 66, cuando estrelló una falta directa al palo de la portería defendida por Gordo. Él mismo cortaba con una arriesgada falta la contra de Súper imposibilitando que éste se plantara solo en el área rival.
Con más presencia los últimos 20 minutos, el Bupolsa probaba lanzamientos lejanos y balones largos buscando la espalda, sin encontrar los tres palos pero poniendo en tensión a Gordo y su defensa, que no lograba apoderarse del balón para controlar el tiempo que corría a su favor. En el 78’ llegó el regreso al césped más esperado, y es que, David Terleira, el cebrereño referencia del equipo volvía al once sustituyendo a un gran Súper. El primer balón que David tocó fue clara ocasión anulada por fuera de juego, poniendo en aviso a la defensa.
Cuando parecía que ambos conjuntos miraban el reloj y se consumía el tiempo, apareció Guti en el 83’ en una jugada sin aparente peligro, rescatando un balón y superando a Juanma con un lanzamiento raso ajustado al palo derecho de Gordo ponía el 1-1. La respuesta arbitral a las continuas faltas visitantes se hizo de rogar hasta el descuento cuando Jordan vio la segunda amarilla y dejaba con uno menos a los suyos los últimos instantes.
A pesar de no bajar los brazos tras el empate y buscar la puerta de Sergio, no habría tiempo para más que un reparto de puntos que valía más al Bupolsa, manteniendo las distancias previas a los 90 minutos, y dejando con ganas de más y frustración a los de Pepe García.