scorecardresearch
David Herrero Muñoz

El sacapuntas

David Herrero Muñoz


Formación básica

06/06/2022

En estas fechas en las que está en el candelero el tema educativo. Muchos jóvenes preparan la EBAU (la antigua Selectividad) y es vergonzante que gracias a la reforma socialista alguien pueda presentarse a pesar de tener algún suspenso. Celáa se fue de embajadora ante la Santa Sede y nos dejó una ley educativa aberrante. Que no fomenta el esfuerzo y que premia la mediocridad, abocando a las futuras generaciones a ser ciudadano de tercera por su formación, además de imposibilitar que la formación sirva para la mejora social de cada individuo. 
No se si es precisamente esa formación deficiente la que ha contribuido a que el común de la sociedad no sepa analizar la realidad impositiva de nuestro país. Concretamente, en plena campaña de la Renta, se oye a menudo congratularse a los que obtiene un resultado a devolver en su puesto sobre la renta de las personas físicas. 
Si hubiese una asignatura obligatoria que tratase la formación en el conocimiento del sistema impositivo, a lo mejor los ciudadanos sabrían mejor cuando alegrarse por el resultado de su Renta. 
Cuando el resultado es a devolver, lo que realmente ha ocurrido es que el Estado ha recibido un préstamo al 0% de interés por parte del contribuyente, de ahí que no se entienda la alegría. Son miles de millones los que los ciudadanos prestan al Gobierno, además un dinero resultado del esfuerzo y del trabajo cotidiano, en decir, se trabaja día a día para prestar al Estado y encima algunos están agradecidos de que esto ocurra. 
Aún más, si realmente se formase a lo ciudadanos en unas nociones básicas de impuestos sería más público y notorio lo diabólico de nuestros impuestos. 
Pagas al comprar una casa, pagas mientras tienes una casa, pagas si vendes esa casa y pagan tus herederos si les dejas esa casa. Todo ello a pesar de que se supone que no se puede pagar más de un impuesto por una misma cosa. 
Pero es mejor que la sociedad esté aborregada, que pague y calle, que se le devuelva y calle. No vaya a ser que se paren a pesarlo y se den cuenta que no podemos emplear el sudor de nuestra frente para mantener una Administración Pública gigantesca, que ahora con la oferta de empleo público que va a sacar este gobierno, se va a convertir en una estructura mórbida pagada por todos. Gasto público disparado, crisis económica y crisis social, con estos tres ingredientes estamos hablando de un combinado que se podría llamar PSOE, ya que siempre que han gobernado han arruinando la economía. Como todo en la historia es cíclico, tendrá que venir un gobierno de centro derecha para arreglar ese desastre, equilibrar cuentas, racionalizar el gasto público y hacer políticas reales para la gente. No está pantomima de 23 ministerios que gastan mucho y hacen poco, solo preocupados por temas irrelevantes y por mantener dividida a la sociedad, sabedores de que eso es lo que debilita a nuestra nación y lo que les favorece a ellos de cara a buscar votos bañados en el odio ideológico que siembran con sus palabras y sus actos.
Por el bien de todos la legislatura debería terminar cuanto antes para que Sánchez, los podemitas, etarras e independentistas dejen de marcar el futuro de España llevándola al abismo al que nos acercan día a día.