scorecardresearch

Una feria para conocer lo que aporta la tierra

B.M
-

La Escuela Politécnica abre su segunda cita en torno a los minerales con una gran acogida en la exposición, talleres, visitas y conferencias. Para novatos en este mundo oespecializados, pretende dar a conocer su importancia social y económica

Una feria para conocer lo que aporta la tierra - Foto: Isabel García

Hay muchos elementos de nuestro día a día, que nos hacen la vida más fácil, pero en los que no somos conscientes de sus componentes. Un ejemplo puede ser el litio necesario para las baterías de los móviles y que hay que extraer.

Con el objetivo de dar a conocer la importancia social, económica y estratégica a nivel global de la minería se organiza estos días en la Escuela Politécnica (campus abulense de la Universidad de Salamanca) la IIFeria de Minerales, una cita que combina 40 metros de exposición de minerales procedentes de todo el mundo, con visitas guiadas, talleres o conferencias.

En su primer día recibió visitas de alumnos de los centros Vasco de la Zarza, Isabel de Castilla, Arenas de San Pedro, Diocesano y Santayana, en lo que supuso un éxito de participación con unos 200 estudiantes, lo que parece que se extenderá al resto de actividades teniendo en cuenta las solicitudes y que se han trasladado actividades a espacios más amplios.

La feria tiene como punto central la exposición de minerales donde se acercaban tanto personas que no conocen nada de este mundo, como gente que se está iniciando o coleccionistas, algunos llegados de Madrid. Pero entre las propuestas también están actividades de divulgación a través de talleres como el de búsqueda de oro mediante bateo o el llamado '¿De qué está hecho?', un juego para dar a conocer la importancia de la minería en la vida cotidiana. 

Hay visitas guiadas a la propia exposición, para lo que se cuenta con alumnos de la Politécnica y llegados de Salamanca para dirigirlos, visitas a los laboratorios de Energía y Geotecnia de la Escuela y una serie de conferencias que se adentran en temas como el litio, los elementos críticos o que tratarán sobre la erupción volcánica de La Palma.

El director de la Escuela Politécnica, Santiago Sánchez, destacó que se pretende mostrar que detrás de los minerales y el sentido lúdico de esta cita están «todos los recursos minerales, como materias primas». En este sentido, se refirió a que «es una forma fácil de ofrecer a la población los minerales y los recursos mineros», pero «hay que ir más allá porque los ingenieros de Minas tenemos la obligación moral y social de investigar, explotar, tratar y poner a disposición unas materias primas de las cuales ahora mismo Europa está dependiendo de terceros países». «Estamos en manos de terceros países que nos marcan el precio que quieren», insistió, porque Europa «ha dejado de lado» la posibilidad de explotar en su propio terreno, lo que ha sido «un gran error».

Desde la organización de la feria, Santos Barrios, destacó el éxito conseguido con las visitas escolares en una cita abierta al público y gratuita, en la que se completó, por ejemplo, la mesa de intercambio, y donde en las conferencias se optó por trasladarse al salón de actos para tener mayor aforo teniendo en cuenta las inscripciones que estaban teniendo.

Respecto al público, dijo que «hay minerales para todos los públicos», desde gente «que se va a iniciar» a gente «muy profesional, coleccionistas de alto nivel». Todos ellos pueden encontrar minerales como uranio, rubíes, esmeraldas, oro... un abanico muy amplio, algunos solo para exponer, no solo para vender. Se pueden ver «cosas diferentes, que la gente no ha visto nunca», incluso con minerales fluorescentes que brillan con la luz ultravioleta y que llamaban mucho la atención.

La delegada del rector en el campus de Ávila, Sonsoles Sánchez-Reyes, se mostró muy «satisfecha» con el resultado que estaba teniendo la cita que tiene el apoyo «del equipo rectoral» mostrando una «escuela llena de vida» que ayuda a llegar a «potenciales estudiantes». Animó a los abulenses a acercarse a la feria, que sigue hoy, dado que no hace falta ser experto y hay diferentes propuestas como talleres o conferencias dentro de una «institución pública» que se abre a la sociedad.