scorecardresearch

Nissan se fija en el convenio y en el Plan Industrial

P.R.
-

Los trabajadores muestran su desconfianza al considerar que no se cumple este Plan y piden condiciones diferentes al convenio acordado en febrero en Renault

Nissan se fija en el convenio y en el Plan Industrial - Foto: Isabel García

El equipo directivo de Nissan Motor Ibérica y el Comité de Empresa de la planta de Ávila han mantenido hoy un encuentro en el que la Dirección de la compañía ha analizado la difícil situación que atraviesa el sector a nivel nacional y global, el estado actual del Plan Industrial para Avila, así como la evolución del Convenio Colectivo. En esta reunión Nissan ha reafirmado el compromiso con el Plan Industrial, mientras que los trabajadores han mostrado su desconfianza porque consideran que no se está cumpliendo ese Plan Industrial.

 Comenta Nissan que desde el equipo directivo de la compañía se ha explicado a la representación de los trabajadores el avance en el plan industrial y de negocio para la planta. Asimismo, también comentan que se ha planteado un esquema de aumento salarial que asegura la competitividad futura de la planta y que este planteamiento de aumento salarial será tratado en la próxima reunión de negociación del convenio colectivo. "Hemos puesto sobre la mesa una propuesta de aumento salarial que contempla la situación actual de los resultados de la compañía en Avila y la situación del IPC que estamos atravesando y que garantiza al mismo tiempo la competitividad futura", ha asegurado Frank Torres.

Sostiene la empresa que esta propuesta supondría un incremento salarial consolidado en línea con el convenio de Renault. Además, incluiría un complemento no consolidado durante 3 años ligado a beneficios previstos en el plan de negocio. "Esto haría que el Convenio de Avila estuviese muy por encima en cuanto a salarios del acordado por parte de Renault. El convenio tendría una vigencia temporal de 3 años -hasta 2023-, vinculada al final del actual plan industrial de Nissan en Ávila".

La dirección de Nissan considera que no se está avanzando lo suficiente en las negociaciones, pero que "sigue comprometida con el diálogo para alcanzar un acuerdo satisfactorio para todas las partes que permita completar la transformación de la planta".  A la vez señala que las propuestas de avance puestas encima de la mesa hoy por parte de la Dirección se discutirán en la próxima reunión oficial de negociación del convenio colectivo y "Nissan espera que permitan dar un paso definitivo hacia el acuerdo".

 Sostiene la dirección de Nissan que en este proyecto han contribuido todos, "desde los empleados hasta las administraciones, los sindicatos y Nissan, y es hora de llegar a un acuerdo que permita seguir trabajando", reconocía Frank Torres.

 

Comité.

Por su parte el presidente del Comité de Empresa de Renault, Felipe González insistió, que el acuerdo de Renault, que se alcanzó en el mes de febrero "fue a cambio de un Plan Industrial nuevo y diferente aparte del que tenían". "Nosotros -prosigue afirmando el presidente del Comité- ese cambio, esa situación ya la hemos vivido hace tres años, con lo cual entendemos que el acuerdo que haya podido alcanzar Renault en su situación que contempla fuertes inversiones de cinco productos y se habla de contratos indefinidos nuevos a los que tiene. Esta situación es muy distinta a la de aquí porque nosotros el Plan Industrial ya lo pactamos en el convenio anterior y, sobre todo, porque en aquel momento cuando se firmó el convenio salieron nuevas opciones y era que Renault iba a suponer el 70 por ciento de las producciones aquí en la fábrica. Realmente esto no se está produciendo: Renault ha tomado un campo muy inferior al que realmente se tenía previsto y además, el Plan Indusdtrial no se está cumpliendo. Nosotros entendemos que debe ser un mínimo y este ya no se está cumpliendo". Por eso "entendemos que la negociación con Renaul tiene que ir al margen de lo que nosotros podemos plantear". Felipe González se refirió también a la situación que está generando el IPC en la actualidad y dijo que la empresa no quiso comenzar a negociar a principios de año el convenio. "Lo ha ido dejando y ahora el problema que tenemos es que el IPC está muy alto y que la parte de los trabajadores no está dispuesta a asumir otra pérdida de poder adquisitivo en este sentido".

 

Crisis.

 Reconoce la empresa que la situación actual económica derivada de la crisis provocada por la pandemia de COVID-19 y el retraso en la construcción de la planta de estampación – ambos dice que son factores fuera del control de Nissan-, han provocado que en el actual ejercicio fiscal (abril 2021-marzo 2022) la planta dejará de producir un 47% del volumen esperado. Todo ello ha provocado además pérdidas durante los años 2019, 2020 y los meses de 2021 transcurridos hasta ahora. Pese a esta situación, la empresa prevé que con los trabajos de introducción de las nuevas piezas, Nissan ha mantenido el compromiso de recuperación del empleo y de empleados trabajando que adquirió en el Plan Industrial. "A pesar de estas cifras, estamos convencidos que a partir de 2022 y con la actual visibilidad de plan de negocio y las nuevas instalaciones, volveremos a los beneficios. Para ello la competitividad será clave", ha asegurado Frank Torres.

Frank Torres defendió ante el Comité de Empresa que Nissan está cumpliendo el acuerdo de reconversión industrial firmado en 2017 y "cuyo fin es mantener los niveles de empleo y las inversiones comprometidas entre abril de 2020 y finales de 2023".

También se puso de manifiesto que la pandemia de COVID-19 ha retrasado todos los planes iniciales y ha afectado lógicamente al proceso de recuperación de empleo en la planta. "A pesar de ello, actualmente hay 300 empleados trabajando, en línea con el objetivo previsto en el acuerdo social de 2017. Para 2022 Nissan espera tener, con los proyectos actuales y las nuevas instalaciones en marcha, una situación de empleo por encima de los 350 puestos de trabajo. Asimismo, la compañía confía en tener en una situación de pleno empleo en 2023 según lo previsto en el Plan Industrial de 2017.

El proyecto de transformación de la fábrica en un centro de recambios ha experimentado notables progresos gracias al trabajo conjunto de empleados, administraciones públicas y Nissan, Comentaba Torres, quien añadió que dicho plan se encuentra en plena fase de despliegue, la cual se acelerará en 2022 una vez que se concluyan sus infraestructuras clave: la nave de estampación y el almacén logístico.

 La compañía ha introducido ya la fabricación de recambios para varios modelos de Renault y Nissan. En 2020 la planta fabricó más de 57.000 piezas y en lo que va de 2021 ya se han producido unas 100.000. Asimismo, Nissan Ávila ha arrancado con otros proyectos no incluidos en el plan original, con el objetivo de dotar de mayor carga de trabajo a la planta; como por ejemplo, el proyecto con Renault Retail Group (RRG), filial comercial de Renault, para la adecuación de vehículos de ocasión multimarca, o la preparación de paragolpes para la postventa.

 Asimismo, Nissan ya ha invertido los 40 millones de euros comprometidos en el plan industrial inicial, cantidad a la que la compañía prevé sumar otros 15 millones de euros adicionales (+35%) hasta llegar a un total de 55 millones de euros invertidos entre 2018 y 2022, lo que muestra el compromiso que Nissan mantiene con la planta y el proyecto de presente y de futuro para Ávila. La compañía también ha desplegado desde octubre de 2019 un plan de formación para mejorar las competencias de los trabajadores y facilitar su adaptación a la nueva actividad de recambios.

 Además, y si bien el proyecto inicial consistía en la producción de recambios de piezas de metal, hoy en día la planta de Ávila va más allá. Nissan continúa buscando nuevos proyectos y oportunidades de negocio. La fábrica próximamente comenzará a producir la estructura de la suspensión de un nuevo modelo de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, lo que representa la entrada de Nissan Ávila en la producción de piezas de vehículo para la Alianza, más allá de la actividad de recambios. También iniciará la producción de paragolpes de recambio para Nissan, integrando inyección de plástico, pintura y packaging, lo que convertirá a Nissan Ávila en un centro de operaciones o polo industrial de paragolpes para la Alianza en el sur de Europa.

 A todo lo anterior se suman los proyectos ya en marcha de la nave de estampación y del futuro almacén logístico que, debido de nuevo a la difícil coyuntura actual provocada por la pandemia de COVID-19, así como ciertos trámites administrativos propios de una obra de estas características y ajenos a Nissan, han provocado determinados retrasos en ambas actuaciones, si bien ambas continúan dando sólidos pasos.

 En este sentido, la adecuación del plan industrial a las necesidades de la compañía ha provocado ajustes en la superficie y localización de la nave de estampación y el almacén logístico, respectivamente.

 Por un lado, se ha doblado la superficie prevista para la nave de estampación, con el fin de disponer de las instalaciones adecuadas para absorber carga de trabajo futura y ganar competitividad en las piezas de producción en serie que Ávila va a producir para la Alianza. Por otro, disminuirá el tamaño del almacén, cuya nueva ubicación y espacio es mucho más óptima, ya que permite a la planta ganar en flexibilidad y competitividad.

 

Trabajadores.

Por su parte Felipe González, presidente del Comité de Empresa, sostiene que el Plan Industrial que estaba acordado con el Comité de empresa "no es el que se corresponde con el que están planteado". Un plan industrial que está vinculado al convenio y que en este caso "se tenía planteado seguir avanzando en las negociaciones. La empresa nos ha transmitido que el convenio lo poco o mucho que teníamos avanzado, hay que volver a empezar de cero en el tema de las negociaciones pues retira todos los planteamientos que en un momento determinado nos había planteado". Consideran los representantes de los trabajadores que "el Plan Industrial no avanza según lo que estaba contemplado y obstaculiza una negociación del convenio, que evidentemente la empresa impone y que se va a hacer muy duro para los trabajadores".