El diagnóstico de inmuebles mudéjares llegará a Ávila

B.M
-

El objetivo de este plan regional, efectivo al sur del Duero, es disponer del conocimiento del estado de conservación para poder planificar intervenciones

El diagnóstico de inmuebles mudéjares llegará a Ávila - Foto: Antonio Bartolomé

La Junta de Castilla y León llevará a cabo un diagnóstico de inmuebles mudéjares al sur de Duero, en las provincias de Ávila, Salamanca y Segovia, con la intención de tener una base para futuras intervenciones. En este estudio se incluyen  diez templos de la provincia de Ávila, todos ellos en la Moraña, con San Cipriano, en Fontiveros; San Martín Obispo y Santa María la Mayor, en Arévalo; Nuestra Señora del Castillo, en Narros del Castillo; la Asunción de Nuestra Señora, en Fuentes de Año; Santa María Gandulle, en Las Berlanas; San Martín, en Constanzana; la Asunción de Nuestra Señora, en Barromán; San Martín en Blasconuño de Matacabras, y la Asunción de Nuestra Señora, en Moraleja de Matacabras.
El objetivo es disponer del conocimiento sobre el estado de conservación de bienes inmuebles, de su entorno inmediato y de los bienes muebles que atesoran, que sirva de base documental suficiente para planificar actuaciones de intervención o de estudio específicos. Se incidirá especialmente en el conocimiento de aquellos objetos relevantes por sus valores artísticos, históricos o arquitectónicos, y de aquellos puntos donde se aprecien patologías evidentes que ayuden a comprender las causas del deterioro.
El ámbito del estudio abarcará dos campos, por un lado el arquitectónico con la recopilación de planimetrías e información sobre estudios e intervenciones ya ejecutados, diagnóstico del bien arquitectónico, proponiendo una intervención que solvente el problema, con su correspondiente estimación económica y la inserción de datos en la registro de patrimonio cultural.
La segunda parte es la de bienes inmuebles y ornamentales, con la relación de bienes muebles y ornamentales (pinturas murales, revocos, yeserías, artesonados, sepulcros, retablos, etc.) existentes en el inmueble y entorno; recopilación de información sobre estudios e intervenciones ya ejecutados y diagnóstico de los bienes muebles y elementos ornamentales que destaquen por su relevancia y por su mayor degradación, proponiendo una intervención que solvente el problema, con su correspondiente estimación económica.
Dentro del ámbito territorial de desarrollo de este programa del mudéjar en el ejercicio actual se incluye una selección de inmuebles que por sus características se han considerado representativos de este estilo y es ahí donde se han elegido los diez templos abulenses. Aún así hay que tener en cuenta que el proceso se encuentra ahora mismo en fase de licitación para aquellos en los que se estima necesario ampliar o renovar su documentación, dentro de un proceso de documentación sistemática, progresiva y permanente del patrimonio cultural.