scorecardresearch
Luis del Val

LA COLUMNA

Luis del Val

Periodista y escritor


El show de España

27/05/2022

"El show de Truman" es una película de finales del siglo pasado, donde los espectadores nos creemos que los personajes viven una vida normal hasta que nos descubren que, en realidad, son los protagonistas de un show de televisión. El título de la película deriva de un trastorno psíquico en el que el enfermo cree que su vida está siendo observada por todos. Y hay noches, en las que, antes de dormirme, pienso si en España no estaremos siendo protagonistas de un inmenso show, y en China, o en Estados Unidos, van viendo cada noche un capítulo en el que aparecemos los españoles, soportando las estupideces más increíbles del Gobierno más increíble de Occidente.
Un día se acredita el derecho del lobo a matar a las ovejas, pero se anuncian duros castigos y multas para el pastor que intente salvar a sus ovejas, sobre todo si le hace pupa al lobo, y no te digo, si lo mata. Otro día se preparan reglamentos exigentes parta poder tener una mascota, entre ellos seguir un cursillo para tener derecho a ello. Tu hijo puede pasar de curso con un montón de asignaturas suspendidas, pero si quieres tener un perro tienes que ponerte a estudiar y sacar buenas notas, antes de que te lo concedan.
Eso sí, para tener un hijo no te exigieron ningún cursillo y, todavía peor, si has tenido una hija, cuando tenga 16 años y, sin cursillos, se queda preñada, podrá ir a abortar y desprenderse del feto, sin que tú lo sepas, y sin que el médico tenga derecho a preguntarle nada, ni siquiera a exigirla un día de reflexión.
De repente, aparece una ministra de feminismo estropeado -puesto que es ministra por imposición de su pareja, no por sus méritos de mujer- y se siente muy satisfecha porque se haya indultado a una madre delincuente, condenada a más de dos años de prisión, por acusar falsamente a su marido y por secuestrar a su hijo durante dos años. Y a esta madre delincuente la denomina "madre protectora", que es tan exacto como si yo denominara a la ministra ascendida por su macho, no por sus méritos, faro de la intelectualidad feminista. No puede ser verdad. Esto no está pasando. Hay unos productores detrás, y España no está en ruina económica y moral: tiene que ser todo mentira. Se trata del show de España.