La Diputación habilitará otra vivienda para la AECC

I.Camarero Jiménez
-

Desde Servicios Sociales hacen un balance «muy positivo» del uso de la primera casa, con 200 estancias en 2019

El balance no puede ser  más positivo: la vivienda que la Diputación de Ávila puso al servicio de la Asociación Española Contra el Cáncer en Ávila para los pacientes oncológicos de la provincia y sus familias va creciendo poco a poco en estancias y el pasado 2019 registró las 200 en números redondos. No han sido 200 usuarios diferentes sino los pertenecientes a 40 familias «de todas las comarcas abulenses».  Unos datos que llevarán a la institución provincial a habilitar una segunda casa, también en el complejo de Naturávila (donde está la primera) para que la puedan seguir usando tanto las personas con cáncer de la provincia de Ávila como sus familias.
Para la diputada de Servicios Sociales, Beatriz Díaz, ese balance es positivo «porque atendimos una demanda de hace mucho tiempo, pues la AECC nos lo estaba transmitiendo»; además entendía que hablamos de una enfermedad dura en sí misma pero que además «afecta al que la padece y a las personas de su entorno, en lo emocional y en lo laboral, incluso».
Así comprendieron que una instalación de estas características era necesaria porque «es importante que tuvieran un espacio y que no tuvieran que estar todo el día para arriba y para abajo» y es que hay que tener en cuenta que la vivienda es para que la usen las personas de los pueblos de Ávila y que muchos de esos municipios o están lejos o con una orografía complicada en su trayecto. No dudó Díaz en afirmar que «creo que ha sido muy positivo».
Reconoce que aún «no se está utilizando al 100% la vivienda» pero tiene claro la diputada responsable del área que «esto va a ir creciendo» porque se está empezando a conocer ahora. 
Aún así, como decíamos han sido 200 pernoctaciones, procendetes de 40 núcleos familiares (enfermos o sus familias) y además dado que hay dos habitaciones esas estancias en ocasiones han sido compartidas por dos familias diferentes. 
Lo importante, defendía Díaz, es tener ese recurso y hacía hincapié en su localización «algo en lo que insistimos desde el principio» y es que «el enclave en el que se ubica es el ideal para poder desconectar al menos por un tiempo de la realidad de la enfermedad» y por otro y, pese a la distancia con la capital y el hospital, «el enclave no ha sido un impedimento para los usuarios porque la AECC ha logrado además que el servicio de taxi de Ávila no cobre por llevar a los inquilinos de la casa en ese trayecto del hospital a la vivienda y viceversa». Facilidades por tanto ante una dura realidad y que nunca vienen mal.
Tan positivo es el balance y la aceptación que desde Diputación ya han dicho «sí» a la cesión de otra vivienda en el mismo complejo para aquellas personas que necesiten hacer uso de ella. Es algo que «llegará casi con toda probabilidad en el 2020» máxime porque asegura Díaz que «el presidente ya me dijo que lo tuviera en cuenta para los presupuestos». Así pues sólo queda acondicionarlo.
Incidía Díaz en que tener un sitio para la desconexión del enfermo es importante, pero también para la familia porque «hay veces que el enfermo queda ingresado y sus acompañantes tienen en esta casa ese lugar para descansar o para asearse y comer si les apetece». El enclave «es espectacular» y además «pueden hacer allí una vida normal», pues «también está esa opción de no tener que desplazarse a un restaurante si no le apetece o hacer el desayuno y la cena allí, pues también».
Desde la AECC valoran la cesión de esta vivienda por parte de la Diputación y que gestiona la Junta Provincial de la propia asociación. Lo consideran positivo por el entorno, por la relativa cercanía al hospital y ante todo porque «pretende minimizar otros efectos generados por la enfermedad: reducir los desplazamientos a las personas enfermas y el coste económico que supone para la familia el permanecer largos periodos de tiempo fuera del domicilio».