scorecardresearch
Editorial

Velocidad de crucero para el Plan Territorial de Fomento de Ávila

J.M.M.
-

El Plan Territorial de Fomento para Ávila continúa con su desarrollo y esta semana se producían dos hechos que avalan su avance. 

Por un lado, la Diputación Provincial de Ávila organizaba una jornada en la que se presentaban las distintas ayudas que se están poniendo en marcha en el marco del Centro de Transferencia del Conocimiento, Innovación y Emprendimiento, subvenciones que suman una cuantía por valor de 1.100.000 euros, que se encarga de gestionar la institución provincial y que van destinadas a tres sectores estratégicos por los que se quiere apostar firmemente en esta provincia, como el agroalimentario, el de la automoción y el de las energías renovables.

Siete línes de subvenciones donde la colaboración entre las empresas y las universidades cobra un protagonismo especial, y donde también la apuesta por el talento tiene su cabida, y que se debe ver traducido en la creación de proyectos que se fijen en la innovación, que impulsen el emprendimiento y que contribuyan a mejorar la competitividad de las empresas existentes, al tiempo que incentiven la puesta en marcha de nuevas iniciativas empresariales.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Ávila, como entidad encargada de gestionar la Plataforma Logística Agroalimentaria, sacaba a licitación su servicio de asesoramiento, que debe ser el que ponga en marcha, impulse y promocione esta herramienta, que es uno de los ejes fundamentales sobre los que se asienta el Plan Territorial de Fomento y de cuyos resultados depende en buena medida el éxito de esta apuesta que se ha realizado para propiciar  el despegue industrial de la provincia de Ávila.

Este servicio de asesoramiento, cuyo precio base de licitación asciende a 420.308 euros por un periodo de dos años (con posibilidad de prórroga) tiene por objeto el impulso de esta plataforma logística, que deberá ser la que ayude, entre otros cometidos, a las empresas agroalimentarias a alcanzar su posicionamiento en el mercado nacional e internacional.

Estamos, por tanto, llegando a un momento en el que los resultados del Plan Territorial de Fomento deben empezar a ser tangibles. Pronto se alcanzarán dos años desde su aprobación, y hasta el momento esos frutos apenas se han apreciado. A partir de este instante la maquinaria activada desde las distintas administraciones involucradas (Junta, Ayuntamiento de Ávila y Diputación de Ávila) debe dar continuidad a las licitaciones, a las adjudicaciones y a la ejecución de proyectos. Las inversiones están sobre la mesa, muchas de ellas ya aprobadas, y se debe alcanzar una velocidad de crucero imparable. Ytambién es necesario que el tejido empresarial aproveche la oportunidad  que se le presenta y no la deje pasar por alto. De poco sirve que las administraciones articulen herramientas si los que están llamados a desarrollarlas y a aprovecharse de ellas no lo hacen. Esas ayudas y esos servicios deben servir para impulsar una industria que necesita recursos y ahora se pueden encontrar. Y con el asesoramiento necesario seguro que se consiguen buenos resultados.