scorecardresearch

Segundo día de paros en Avilabús con retrasos y menos usuarios

J.M.M.
-

Los paros fueron seguidos un día más por la «totalidad» de la plantilla y el alcalde volvió a hacer un llamamiento a empresa y trabajadores «para que por favor se sienten y busquen un acuerdo»

Segundo día de paros en Avilabús con retrasos y menos usuarios - Foto: Isabel García

Segundo día de huelga de los trabajadores del Grupo Avanza Avilabús, que gestiona el servicio de transporte urbano de Ávila, en el que se registraron retrasos en los autobuses de los servicios mínimos y el número de usuarios fue muy reducido en las horas en que se produjeron los paros, sobre todo por la mañana, de 7,00 a 10,00 horas, según se apuntó desde la representación de los trabajadores.

Desde la empresa, la gerente de Avilabús, Cristina Martín, aseguró que los cuatro autobuses de los servicios mínimos habían realizado su actividad «con alguna dificultad, pero han circulado». Y precisó que «salieron con un poco de retraso» pero finalmente prestaron el servicio, si bien habrá que esperar hasta este jueves para conocer el dato oficial de usuarios. También se produjo el lanzamiento de huevos contra esos autobuses a su salida de las cocheras a las siete de la mañana.

Por su parte, José Antonio Sánchez Mories, delegado de personal del Sindicato Libre de Transporte, precisó que el seguimiento de la huelga, al igual que el primer día, fue de la «totalidad» de la plantilla, «y creemos que la incidencia de viajeros respecto al primer día ha sido mayor, y han sido muy pocos los usuarios que han utilizado el transporte» siendo la presencia de gente en las paradas «mínima» en esas horas de paro.

Sánchez Mories recalcó que desde la empresa de momento no se ha producido ningún movimiento, y señaló que «se ve con capacidad de aguantar», al tiempo que reprochó al Ayuntamiento que «no se está involucrando demasiado, por mucho que digan que están al tanto de las negociaciones, algo que nos ha sorprendido, porque esas negociaciones no existen».

El representante de los trabajadores reconoció la existencia de esos retrasos en la prestación de los servicios mínimos, «algo que será habitual durante el tiempo de los paros, porque es normal que al haber menos autobuses haya más problemas para circular por el tráfico y, si siempre van con retraso, ahora será más díficil aún cumplir los horarios».

En cuanto a la respuesta de los ciudadanos, Sánchez Mories apuntó que cuando en la mañana de este miércoles subieron a los autobuses para acompañar a los compañeros que estaban prestando los servicios mínimos «los pocos usuarios han comprendido perfectamente» sus reivindicaciones, «incluso nos han manifestado que lo que estáis haciendo vosotros era lo que teníamos que hacer los demás» ante las congelaciones salariales que se están produciendo en muchas empresas. No obstante, también reconocía que «a medida que pasen los días serán cada vez más las quejas, lo entendemos y volvemos a pedir disculpas, pero la verdad que de momento la ciudadanía nos entiende perfectamente».

A su vez, el alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, aseguró que la segunda jornada de huelga se había desarrollado «con normalidad» y apuntó que «no podemos resaltar ningún incidente reseñable que pueda haber habido fuera de lo que es la normalidad». Así señaló que «los piquetes informativos han cumplido su función, y están informando de lo que es la huelga. Y es verdad que ha habido alguna pequeña incidencia, como el lanzamiento de huevos a algunos autobuses de los que cumplen los servicios mínimos, así como algún retraso en la salida de esos autobuses», algo que situó «dentro d e la normalidad»..

Al mismo tiempo, reiteró su llamamiento «tanto a los trabajadores como a la empresa para que por favor se sienten y busquen un acuerdo, porque si las dos partes actúan de buena fe es fácil llegar a un acuerdo y que de esta manera no se vean perjudicados los abulenses, que finalmente son los que están sufriendo esta huelga».

Sánchez Cabrera recalcó que «nosotros, como Ayuntamiento, podemos actuar como mediador. Hemos estado sentados con el comité de empresa y con la empresa y se lo hemos trasladado tal cual, que necesitamos que busquen una solución y esperamos que llegue cuanto antes».

Sobre el desarrollo de los servicios mínimos y las quejas tanto de usuarios como de los representantes sindicales, Sánchez Cabrera precisó que «los servicios mínimos están en torno al 40 por ciento de los servicios que son habituales», y afirmó que «están muy en línea» con los servicios mínimos que ha habido en otras huelgas de similares características en otras ciudades. Así, insistió en que «tenemos que garantizar que haya un mínimo de transporte público para los ciudadanos, lo tienen que entender los trabajadores. Nosotros entendemos que sus reivindicaciones son justas, pero también tienen que entender que hay que dar un servicio a los ciudadanos, por lo menos con un mínimo».