El sector primario suscribe en junio más de 5.000 contratos

SPC
-

Un informe de Randstad establece que Valladolid, con 1.654, es la provincia con mayor volumen de contratación, mientras que Palencia, con 176, es donde menos se registraron

El sector primario suscribe en junio más de 5.000 contratos

El sector primario suscribió en junio en Castilla y León 5.085 contratos laborales, frente a los 4.877 de mayo, lo que supone un crecimiento del 4,3 por ciento, frente a la caída nacional del 14,2 por ciento. El volumen de contratos registrado en la Comunidad supone el 2,4 por ciento del total de los firmados en todo el país, según un informe de Randstad, empresa de recursos humanos.

Esta firma destaca que el 67,6 por ciento de los contratos registrado en junio, dos de cada tres, en todo el país, se firmaron en Andalucía (69.187), Murcia (45.135) y Extremadura (26.720 contratos). Las siguen Castilla-La Mancha (23.542), Aragón (12.031), Cataluña (8.597), Comunidad Valenciana (7.693) y Castilla y León (5.085), informa Ical.

A nivel provincial, Valladolid fue donde se han registrado más contratos en el sector primario, 1.654 firmas, pero con un descenso del 1,5 por ciento en relación a mayo. Le sigue Segovia, con 898 contratos (111,8 por ciento más), y Burgos, con 787 (un 33,2 por ciento). Con volúmenes más moderados se encuentran Zamora, 394 (8,8 por ciento más); León, 346 (42,2 por ciento menos), y Ávila, 329 (un 100,6 por ciento más). Por su parte, Soria, con 270 (42,1 de incremento); Salamanca, 231 (36,7) y Palencia, con 176, (58,6 por ciento más), son las provincias donde menos contratos se han firmado.

A nivel nacional, el primario continúa en junio como el mayor generador de contratos, con 208.583 firmas, a pesar de que el volumen se redujo un 14,2 por ciento con respecto a mayo, cuando fueron 243.146.

La contratación registrada hace un año, en junio de 2019, fue de 227.063, un 8,9 por ciento superior a la actual, una diferencia poco significativa comparada con los considerables impactos negativos de la pandemia en el empleo de otros sectores. Este dato revela la importancia del sector primario, designado durante el estado de alarma como “servicio esencial, para el normal funcionamiento de la sociedad y, por lo tanto, lo urgente de la contratación para evitar que la producción se detenga”.