scorecardresearch

El conservador Karl Nehammer, nuevo canciller de Austria

EFE
-

El hasta ahora ministro del Interior relevará en el cargo Kurz y Schallenberg, el cual volverá a ocupar su puesto al frente de la cartera de Exteriores

El nuevo canciller de Austria, Karl Nehammer. - Foto: CHRISTIAN BRUNA

El actual ministro del Interior de Austria, Karl Nehammer, fue designado este viernes por el Partido Popular Austríaco (ÖVP) como nuevo líder de la formación y nuevo canciller federal, un cargo que tendrá que ser confirmado por el presidente federal, Alexander van der Bellen.

Nehammer fue elegido de forma unánime por la dirección del partido, reunida hoy de urgencia tras la inesperada renuncia ayer del excanciller federal Sebastian Kurz como líder del partido y portavoz parlamentario.

También dimitió ayer el hasta ahora canciller, Alexander Schallenberg, quien había asumido ese cargo a mediados de octubre tras la renuncia de Kurz como jefe de Gobierno en medio de acusaciones de corrupción.

En su primera intervención tras conocerse su designación, Nehammer aseguró que su intención es mantener la línea mantenida por el ÖVP dentro de la coalición de Gobierno que lidera con Los Verdes (ecologistas) desde enero de 2020.

Entre esos temas mencionó mantener la dura línea de control de la inmigración y avanzar en la reforma fiscal diseñada para, dijo, reducir la carga impositiva a quienes menos ganan, y seguir con los planes de potenciar la lucha contra el cambio climático.

Además, insistió en continuar la estrategia contra la pandemia en Austria, donde el bajo nivel de vacunación ha provocado una dura cuarta ola de contagios y muertes, y que incluye el plan de imponer la vacunación obligatoria a partir de febrero.

Nehammer adelantó que Schallenberg volverá a ocupar el puesto de ministro de Exteriores, la cartera que había ocupado hasta octubre cuando asumió la cancillería federal.

Además, habrá cambios al frente de los ministerios de Finanzas, Educación e Interior.

Kurz había dimitido como jefe del Gobierno el pasado 9 de octubre por acusaciones de malversación y desfalco de dinero público para encargar y publicar en 2016 encuestas de opinión manipuladas.

La acusación de la fiscalía anticorrupción se basa en una serie de mensajes de texto entre el canciller y sus colaboradores, incautados en el marco de otra investigación.

Kurz asegura que esas acusaciones son falsas.