López Simón, primera puerta grande del desconfinamiento

Juan Andrés Cartón
-

El coso abulense acogió este sábado una corrida de toros en la que se lidiaron toros de El Vellosino para el propio Simón (dos orejas), Calita (una oreja) y Finito de Córdoba (sin trofeo, pero con una buena actuación).

López Simón, primera puerta grande del desconfinamiento - Foto: David Castro

GALERÍA

Los primeros toros del desconfinamiento

CON varios centenares de espectadores en las gradas y guardando las distancias y el uso de las mascarillas comenzó el festejo en el coso taurino abulense, el primero del desconfinamiento en España.Lo hizo con un minuto de silencio en memoria de los fallecidos por la pandemia de la covid-19, tras el cual se escuchó el himno nacional que fue aplaudido por los asistentes al festejo, luego se hizo entrega de un reconocimiento al que fuera presidente de la plaza de toros de Ávila durante 35 años, Juan Carlos Navas  por parte del alcalde de la ciudad Jesús Manuel Sánchez Cabrera. Fue un acto entrañable en el que Navas salió al tercio a recoger la placa del homenaje a su dilatada historia.
Finito de Córdoba lidió con un lote manejable en su primero. Lució de capote lanceando por verónicas y rematando con una media de muy buen estilo. También en la lidia de capote se lució el auxiliar Miguel Ángel Sánchez. Cuidó al toro durante el tercio de banderillas y en la muleta, Finito puso voluntad y desarrolló una faena muy templada y torera en la que se  vio lo que atesora su toreo de artista, ya que el toro le permitía algunas cositas en sus embestidas. Mató al segundo intento, se le aplaudió y saludó desde el tercio.
En su segundo enemigo marcado con el número 129 y 516 kilos de peso de nombre Contador,  el de la ciudad de los califas saludó de buenas maneras con el capote. En el caballo el toro se empleó con fuerza y recibió un puyazo, pero con fuerza, lo que acusó visiblemente en la última fase de la faena. Se quedó corto y sin fuelle. Finito puso voluntad y le sacó algún muletazo por ambos pitones y poco más. Recibió  un aviso y el arrastre del toro cosechó aplausos.
Calita sorteó el peor lote de la tarde, aunque los toros se dejaron hacer. Con su primero, Paticorto tercero de nombre y 583 kilos de peso, lo lanceó de capote con ganas y también con un poco de precipitación. No se le castigó mucho en varas al del Vellosino. En la muleta al mejicano le faltó algo de temple lo cual le quitó también algo de vistosidad a su faena y a su toreo. Estuvo desafortunado con el acero por lo que recibió un aviso y tras el arrastre del toro, tímidos aplausos.
Con el quinto, Español tercero y 507 kilos de peso, Calita salió a por todas y expuso con el capote por verónicas rematadas con vistosidad. Enla muleta se quiso centrar algo más con el toro pero el astado no daba facilidades para torear. Salía con la cara alta y con brusquedad, lo que impedía que Calita ligara faena, lo intentó y la alargó en exceso. Recetó Calita una soberbia estocada que hizo doblar al toro casi sin puntilla lo que le valió para cortar una oreja y no irse de vacío del coso abulense.
Alberto López Simón el de Barajas se lució de capote ante Tinajero, el de menos peso de la corrida con 497 kilos. 
Desplegó Simón un buen toreo de capote. En la muleta, el madrileño, desde los inicios dejó ver el momento por el que atraviesa en su carrera. Templó y manejó la franela con gusto y corriendo la mano con suavidad por ambos pitones, , llevando toreado al del Vellosino que tomaba la muleta con muy buen ritmo.
Tras una extensa faena, una estocada algo caída, pero que hizo su efecto.Se le concedió una oreja, aunque hubo petición de la segunda. Dio la vuelta al ruedo con una lluvia de aplausos.
El que cerraba el festejo fue Banderillero, de nombre, marcado con el número 34 y 540 kilos de peso. Ante él, el madrileño que lo recibió con chicuelinas ajustadísimas para dejarlo ante el caballo que montaba Antonio Núñez que dejó un buen puyazo. 
En el tercio de banderillas se lució la cuadrilla de López Simón en la brega  Vicente Osuna y clavando los rehiletes Manuel Rodríguez (Mambrú) y Jesús Arruga que fueron obligados a desmonterarse.
En la faena de muleta, Simón desarrolló su toreo con muy buenas maneras y dejando torería en cada muletazo. El astado respondió con humillación y templanza para que se luciera por ambos pitones. Falló con el acero y como alargó un poco la faena recibió un aviso. Ahora bien, eso no quitó que se le concediera una oreja y la fuerte petición de la segunda que el presidente no otorgó. Se le protestó por ello, al señor Bejarano, el presidente que daba el relevo a Navas y que también debutó en la plaza abulense, la primera que como decíamos daba el pistoletazo de salida a esta atípica temporada taurina.
 En el primer festejo de ese desconfinamiento y en el debut de Bejarano, bajo mi criterio personal, creo que desarrolló su tarea con muy buen acierto.
Destacar que  se siguió respetando las medidas de seguridad y guardando las distancias entre los espectadores y con el uso de la mascarilla.
Así se cerró un festejo que se saldó con tres trofeos, uno para Calita y dos para López Simón y con una buena actuación de Finito de Córdoba que aunque no cortara orejas dejó buenas sensaciones en el público que acudió al coso abulense.
Este domingo en la segunda corrida programada en esta feria taurina, la primera de España la cita es también a las 21 horas (por lo que manaña tendrán cumplida cuenta de la crónica) en su caso con toros de la ganadería de Adolfo Martín para los diestros Morenito de aranda, Octavio Chacón y Manuel Escribano.
El sábado también fue noticia el sorteo de los toros que se iban a lidiar de la ganadería de El Vellosino, previsto para la mañana hubo de aplazarse hasta las seis de la tarde, apenas tres horas antes de que comenzara la corrida debido al rechazo de varios toros por el cuerpo de veterinarios. Finalmente el sorteo con los nuevos ejemplares traídos de la misma ganadería se llevó a cabo tras pasar los nuevos astados el reconocimiento sin ningún problema.