scorecardresearch

El 1-1-2 gestiona 275.000 incidentes en Ávila en 20 años

M.E
-

Problemas sanitarios, ruidos, rescates, amenazas, agresiones, averías o consultas médicas fueron algunos de los miles de avisos al Centro de Emergencias 1-1-2 desde la provincia

El 1-1-2 gestiona 275.000 incidentes en Ávila en 20 años

Más de 1,7 millones de llamadas recibidas y más de 275.000 incidentes gestionados es el apabullante balance que dejan los primeros 20 años de historia del Centro de Emergencias 1-1-2 Castilla y León en la provincia de Ávila. Dos decenios en los que se han atendido emergencias de toda clase y condición, con las sanitarias a la cabeza, pero también de otro tipo, como ruidos y molestias, accidentes de tráfico y laborales, rescates, amenazas y agresiones, alertas de salud pública, consultas médicas, actos vandálicos, averías o incendios, entre otras muchas.  
En el resumen de estos años no faltan los episodios más graves a los que se ha enfrentado esta provincia, como el reciente incendio forestal de La Paramera del pasado verano, uno de los más importantes de la época reciente, o el del Valle Tiétar del 2009, que dejó dos víctimas mortales. También gestionó el 1-1-2 el envío de medios tras el trágico accidente del autobús de La Paramera, que tuvo como resultado nueve fallecidos y varios heridos graves entre los pasajeros, en el verano de 2013.
Estos son solo unos ejemplos, posiblemente los más significativos, de los 275.657 incidentes gestionados por el Centro de Emergencias 1-1-2 Castilla y León a lo largo de los últimos 20 años, fruto de las 1.710.669 llamadas recibidas desde esta provincia entre los años 2002 y 2021. 
Según los datos facilitados desde el servicio de prensa del 1-1-2, el año con mayor incidentes gestionados en Ávila fue el 2018, cuando se rozaron los 18.000, si bien el ejercicio con más llamadas atendidas desde Valladolid fue el 2007, cuando se superaron las 117.000, lo que supuso una media de 321 llamadas al día. El año con menos, como cabía esperar, fue el 2002, el del inicio, no en vano el conocimiento entre la sociedad del sistema puesto en marcha en los primeros compases del siglo para gestionar las emergencias en toda la región ha ido creciendo exponencialmente hasta hacerse prácticamente imprescindible e universal.
En el 2020, ejercicio atípico por haber estado marcado por la pandemia, el 1-1-2 recibió 56.000 llamadas desde Ávila para atender los algo menos de 16.000 incidentes registrados, las cifras más bajas de los últimos años para dejar patente que buena parte de las actividades diarias que generan emergencias quedaron en un segundo plano, cuando no en suspenso, durante un buen tramo del año.

 

 

 

Lea la noticia completa en la edición impresa