scorecardresearch

Joao Félix sigue sin pedir paso

-

El portugués acumula un año más sin ofrecer su mejor rendimiento

El atacante no está teniendo suerte con las lesiones.

Las expectativas nunca suelen ser benévolas con todo aquel que las genera. Sin lugar a dudas, Joao Félix, el fichaje más caro en toda la historia del Atlético de Madrid (127,20 millones de euros) aún no ha cumplido con ellas.

El portugués llegó al cuadro rojiblanco en el verano de 2019 como una apuesta arriesgada de la dirección, avalada por Diego Pablo Simeone desde el banquillo y, tras su tercera campaña en el equipo, aún no ha podido demostrar todo lo que dejó en el campo en la segunda vuelta del curso 2018/2019 con el Benfica.

Uno de los principales obstáculos que se ha encontrado el joven jugador de 22 años han sido las lesiones. Los dos tobillos, la corva, las dos rodillas, el gemelo y alguna que otra afección vírica han provocado que el luso haya estado de baja 263 días.

Actualmente, el colchonero sigue arrastrando molestias en el tendón de la corva y no se sabe muy bien cuándo estará completamente recuperado de las mismas.

Su rendimiento, además, ha estado tildado de altibajos muy llamativos durante estos tres años, pasando de ser indiscutible y el mejor jugador del equipo a acumular varias suplencias.

Su relación con el entrenador argentino es otro de los puntos calientes en su situación en el Atlético. Simeone no consiente cualquier atisbo de rebeldía en su vestuario y con el portugués ha mantenido más de un desencuentro, sobre todo por algunas declaraciones.

El técnico tiene trabajo por delante para tratar de sacar lo mejor su atacante, pero, por el momento, aún no ha conseguido dar con la tecla en cuanto a la gestión mental del futbolista. 

En la presente temporada, el luso ha dejado de nuevo un  rendimiento en dientes de sierra, donde a mitad de la misma alcanzó su pico más alto con sus exhibiciones ante el Manchester United en los octavos de final de la Liga de Campeones.

El cambio de objetivos de un equipo que partía el verano pasado como principal favorito al título como vigente campeón de LaLiga debido al descenso de rendimiento también ha podido desmotivar a un Joao Félix que aún tiene que aprender a gestionar diversas situaciones.

Desmotivado

El terminar la temporada luchando por entrar en Champions afectó a todo el grupo en un pérdida de motivación palpable, pero, en especial, a un Joao Felix que disputó su último encuentro con el Atlético el 17 de abril ante el Espanyol.

El Mundial de noviembre debe servir de aliciente para sacar a relucir el gran repertorio técnico que acumula un jugador que debe ganarse un puesto de titular en el combinado nacional portugués.