scorecardresearch

Turquía pone condiciones para aceptar la ampliación de la OTAN

Europa Press
-

El Gobierno pide que Suecia y Finlandia cesen sus relaciones con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán y que la Alianza escuche las "preocupaciones" de Ankara y le otorgue "garantías de seguridad"

El presidente de Turquía, Tayyip Erdogan - Foto: YVES HERMAN

El partido del Gobierno turco, Justicia y Desarrollo (AKP), ha asegurado que el país se encuentra en "un punto sin retorno" sobre su postura contra la incorporación de Suecia y Finlandia a la OTAN por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), grupo considerado por Ankara como una organización terrorista.

"Turquía no va a dar marcha atrás. Hemos llegado a un punto sin retorno y no vamos a retroceder. Hemos pagado un alto precio por la lucha contra el terrorismo: las vidas de casi 40.000 personas", ha explicado a la filial turca de la cadena CNN el vicepresidente del partido, Numan Kurtulmus, en referencia al histórico conflicto.

"Suecia, en particular, apoya a estas organizaciones", ha denunciado el vicepresidente del AKP, quien ha pedido a la Alianza Atlántica que "valore con nitidez" las "preocupaciones de Turquía" y otorgue al país "garantías de seguridad" sobre la relación de ambos países con el PKK.

Pese a que tanto la OTAN como Estados Unidos han quitado hierro al asunto y esperan concitar pronto el consenso necesario al señalar que Helsinki y Estocolmo cumple todos los requisitos, el secretario general, Jens Stoltenberg, confirmó este jueves contactos con las autoridades turcas para abordar sus "preocupaciones".

El Gobierno de Suecia, por su parte, ha calificado de "desinformación" la supuesta relación entre el país nórdico y el PKK. "Quiero recordar", escribió en Twitter la ministra de Exteriores sueca, Ann Linde, que el gobierno de Olof Palme fue el primero tras el turco en declarar al PKK como organización terrorista en 1984".