scorecardresearch

Una tragicomedia de Telón Negro para el Lagasca

M.J. Carrera
-

Laura Carvajal y Mónica González se meten en el papel de 'Anselma & Luisa', la segunda propuesta que concurre este año al certamen de teatro barcense, y Carlos Perea y José Antonio Pérez completan un elenco que entusiasmó al público

Una tragicomedia de Telón Negro para el Lagasca

Sobre las tablas de un escenario no solo se suben los actores para representar dramas o comedias. Hay un elenco al que no ve nunca el público, pero que también pisa el escenario y sobre él viven, no la vida de otros, sino la suya propia. La  noche del sábado, el público barcense ha tenido ocasión de conocer un poco de esas otras vidas, las que viven dos mujeres que se suben a las tablas no para actuar, sino para adecentar y limpiar el espacio escénico.  Son dos mujeres que no se conocían de antes, pero a las que su trabajo une de una manera muy especial. El grupo El Telón Negro, procedente de localidad segoviana de La Losa, acudió al Certamen Lagasca de El Barco de Ávila con la obra de Laura Carvajal, 'Anselma & Luisa', una tragicomedia cuyo título es un guiño a la película Thelma y Louise, ya que como opina uno de los personajes, «mi vida es de película». La misma escritora, Laura Carvajal,  da vida al personaje principal, Anselma, una mujer maltratada  por la vida y por quién más debería quererla y cuidarla. Su desesperanza corre pareja a la de su compañera de profesión,  Luisa, que es contratada, como Anselma, para limpiar un viejo teatro la víspera de un estreno.  Ellas piensan que están solas, y sobre las tablas del escenario que han de limpiar, van transportando  al espectador a su oscuro mundo de sufrimientos secretos. Aunque no están solas, ya que en los sótanos del teatro vive otro desesperanzado, un viejo trabajador que mantiene vivo el vetusto edificio a base de arreglar averías. Es el portero del local al que su hermano, el guardia de seguridad, pretende meter  en una residencia de ancianos  porque ya no le ve con facultades para vivir solo después de la sentida muerte de su esposa. La vida no tiene mucho aliciente para ninguno de los cuatro personajes, ya que también el hermano del portero, Gervasio, está atormentado por la traición de su esposa que lo dejó para irse con otra mujer. El escenario del viejo teatro que se cae a trozos, conoce las vidas de estos cuatro personajes que también están destrozados por dentro pero esa noche de confidencias y secretos inconfesables ya confesados,  les cambiará totalmente la vida.

Ha gustado mucho la obra a los aficionados barcenses que lo mismo han reído con las ocurrencias de Luisa y Anselma, como se han emocionado en los momentos más duros de la tragicomedia, cuando se van conociendo los dramas de cada personaje. A la buena acogida  de la obra ha contribuido la magnífica actuación de los cuatro actores que  dan vida a los personajes: La misma autora, Laura Carvajal, que se pone en la piel de la ingenua y desesperada Anselma, Mónica González que interpreta a la despierta Luisa, Juan Carlos Perea, en el papel de Gervasio y José Antonio Pérez, que además de sacar adelante con mucha solvencia el papel del portero, es el director de esta obra. El público, que  llenaba gran  parte del teatro, ha tributado un prolongado aplauso al grupo de La Losa por su excelente actuación.

 La próxima cita con el teatro dentro del Certamen Lagasca tendrá lugar el día 11 . Entonces llegará el grupo de Parla, Teatro Básico, que representará la famosa comedia de Ray Cooney 'Sé infiel y no mires con quién'.