scorecardresearch

Paros parciales en la ITV los lunes, viernes y sábados

M.E
-

La movilización afecta a los centros de Itevelesa en la provincia y en esta fase durará dos semanas. La Junta ha fijado servicios mínimos que «permitirán el mantenimiento del servicio», subraya la empresa

Paros parciales en la ITV los lunes, viernes y sábados - Foto: David Castro

Los trabajadores de la ITV están de huelga. El personal del Grupo Itevelesa en Castilla y León, unas 411 personas distribuidas entre los 43 centros de trabajo de la comunidad, están llamados a la huelga desde ayer lunes y, en principio, hasta el 29 de este mes. En el caso de los centros de Ávila, Arévalo y Ramacastañas lo hacen con paros parciales tres días a la semana y en el de Las Navas del Marqués (apertura discontinua) y la ITV móvil (vehículos agrícolas), con el paro de un día completo a la semana (los lunes).

Las plantillas, por unanimidad y tras celebrarse asambleas en los días previos, decidieron ratificar la decisión de promover movilizaciones «en defensa del empleo» y en rechazo a lo que califican de «hostigamiento de la empresa». Con ello quieren denunciar «la imposición de ritmos de trabajo excesivos, por la falta de personal por no cubrir bajas, vacaciones y otros permisos», y «el incumplimiento del convenio colectivo en materia de traslados», además de protestar «por el despido injustificado de un trabajador de Cervera de Pisuerga», para el que se pide «la reincorporación», según explicó Juan Antonio Herrero, delegado de CCOO en la Inspección Técnica de Vehículos de Ávila.

En este centro de trabajo los paros arrancaron este mismo lunes y consistieron en adelantar tres horas la salida de cada uno de los turnos, lo que implicó dejar las funciones poco después de las doce del medio día y en torno a las cinco y media de la tarde. Si la plantilla continúa respaldando la medida, los paros volverán a producirse el viernes y el sábado de esta semana y los lunes, viernes y sábado de la semana siguiente (en el caso de los sábados adelantando tres horas la salida).

Según expuso CCOO en un comunicado, «la dirección de la empresa parece que se encuentra cómoda en la conflictividad permanente», al asegurar que «hace días amenazó con imponer a través de una modificación sustancial colectiva su pretensión de introducir el trabajo en cadena, intentando convertir la ITV en una fábrica de chorizos». Esto se une al «conflicto con los calendarios laborales de Castilla y León, conflictos provinciales en Ávila , Zamora y Valladolid, relacionados con las vacaciones y el personal», así como con las «llamadas de atención a trabajadores y trabajadoras por su rendimiento  y productividad» y con el «amago de despido para un trabajador en ITV de Burgo de Osma» que, dicen, fue «reconsiderado». Lo último, continúan, fue «el despido injustificado de otro, al parecer, «para ejemplarizar, es decir, imponer la Ley del Silencio y el autoritarismo», denuncian. El Comité Intercentros de las ITV del Grupo Itevelesa en Castilla y León activó las movilizaciones ante lo que califican de «agresión continuada» de la empresa en una convocatoria que contará con varias fases, con la idea de «ir subiendo la intensidad de las mismas conforme a la evolución del conflicto». La fase inicial acaba de comenzar y tiene previsto una duración de dos semanas.  

COMUNICADO DE LA EMPRESA. La empresa, por su parte, remitió a mediodía una nota de prensa en la que explicaba «que las personas citadas hoy (por ayer) día 16 han sido avisadas y sus citas reubicadas con el fin de prestar el servicio de inspección sin ocasionar mayores trastornos. Para el resto de días de paros, la Dirección General de Industria de la Junta de Castilla y León ha fijado —a petición de Grupo Itevelesa— servicios mínimos que permitirán el mantenimiento del servicio».

La empresa afirma en dicha nota «que la presente huelga carece de motivo alguno, reservándose Grupo Itevelesa la totalidad de las acciones legales que le amparen en Derecho. Por desgracia, el Comité Intercentros —de manera nuevamente irresponsable— ha decidido beneficiar intereses particulares en detrimento de los intereses de los usuarios».

Grupo Itevelesa concluye el comunicado lamentando «los trastornos ocasionados y manifiesta su decidida intención de que los servicios mínimos, así como la calidad del servicio, sean estrictamente respetados, empleando para ello los medios que le otorgue la legislación vigente».