El pequeño comercio abulense estrenó la fase cero de la desescalada con un seguimiento desigual porque, pese a la autorización de abrir, hay quien aún ve incertidumbre, mientras que otros levantaron la persiana y atendieron al público bien protegido.  / DAVID CASTRO
El pequeño comercio abulense estrenó la fase cero de la desescalada con un seguimiento desigual porque, pese a la autorización de abrir, hay quien aún ve incertidumbre, mientras que otros levantaron la persiana y atendieron al público bien protegido.

David Castro

El pequeño comercio abulense estrenó la fase cero de la desescalada con un seguimiento desigual porque, pese a la autorización de abrir, hay quien aún ve incertidumbre, mientras que otros levantaron la persiana y atendieron al público bien protegido.

David Castro

El pequeño comercio abulense estrenó la fase cero de la desescalada con un seguimiento desigual porque, pese a la autorización de abrir, hay quien aún ve incertidumbre, mientras que otros levantaron la persiana y atendieron al público bien protegido.

David Castro

El pequeño comercio abulense estrenó la fase cero de la desescalada con un seguimiento desigual porque, pese a la autorización de abrir, hay quien aún ve incertidumbre, mientras que otros levantaron la persiana y atendieron al público bien protegido.

David Castro

El pequeño comercio abulense estrenó la fase cero de la desescalada con un seguimiento desigual porque, pese a la autorización de abrir, hay quien aún ve incertidumbre, mientras que otros levantaron la persiana y atendieron al público bien protegido.

David Castro

El pequeño comercio abulense estrenó la fase cero de la desescalada con un seguimiento desigual porque, pese a la autorización de abrir, hay quien aún ve incertidumbre, mientras que otros levantaron la persiana y atendieron al público bien protegido.

David Castro

El pequeño comercio abulense estrenó la fase cero de la desescalada con un seguimiento desigual porque, pese a la autorización de abrir, hay quien aún ve incertidumbre, mientras que otros levantaron la persiana y atendieron al público bien protegido.

David Castro

El pequeño comercio abulense estrenó la fase cero de la desescalada con un seguimiento desigual porque, pese a la autorización de abrir, hay quien aún ve incertidumbre, mientras que otros levantaron la persiana y atendieron al público bien protegido.

David Castro

El pequeño comercio abulense estrenó la fase cero de la desescalada con un seguimiento desigual porque, pese a la autorización de abrir, hay quien aún ve incertidumbre, mientras que otros levantaron la persiana y atendieron al público bien protegido.

David Castro

El pequeño comercio abulense estrenó la fase cero de la desescalada con un seguimiento desigual porque, pese a la autorización de abrir, hay quien aún ve incertidumbre, mientras que otros levantaron la persiana y atendieron al público bien protegido.

David Castro