Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

miércoles, 01 de octubre de 2014
Local
Tema del día

Un banco que derrocha generosidad

Mayte Rodríguez - domingo, 06 de mayo de 2012

Compartir > >
Compartir esta noticia en Tuenti Compartir esta noticia en Meneame Compartir esta noticia en Buzz Compartir esta noticia en Windows Live Compartir esta noticia en Delicious
En lo que va de año, 2.000 personas han llenado su despensa gracias al Banco de Alimentos de Ávila, que ha distribuido 10 toneladas de comida a pesar de que el apoyo institucional y empresarial resulta escaso



Poco antes de las once de la mañana se abre el portón de una nave industrial del polígono de Vicolozano y una furgoneta con el emblema de una institución abulense  llega hasta allí para recoger una caja de cartón. En su interior, macarrones, legumbres, harina, bollería variada, mermelada, caldo envasado y  algunas botellas de zumo destinadas a paliar las necesidades de alimentación de una persona que apenas tiene comida en la nevera.  Su caso ha llegado a los Servicios Sociales y sus profesionales han realizado la correspondiente petición al Banco de Alimentos de Ávila, dos de cuyos voluntarios cargan en el vehículo la caja de productos que, aunque solo sea por unos días, llenarán la despensa de una casa que, quién sabe, quizá sea la de nuestro vecino. «Antes de la crisis, la mayoría de los beneficiarios eran inmigrantes, pero se ha detectado un aumento de población española que no llega a fin de mes  como consecuencia del enorme paro, así que familias que antes tenía su situación económica solucionada ahora casi no tienen para comer», explica Fernando Gutiérrez, miembro del Banco de Alimentos de Ávila.
Sólo en lo que va de año, diez toneladas de productos alimenticios han sido distribuidos entre 2.000 familias de esta provincia gracias a la labor del Banco de Alimentos de Ávila, cuya razón de ser es, precisamente, aliviar las necesidades de subsistencia de aquellas personas cuya situación económica es más precaria.  Por encima de todo y a pesar de denominarse banco, esta ONG practica la generosidad con mayúsculas y, al mismo tiempo, necesita de la de otros para poder llevar a cabo su labor, sobre todo de empresas dedicadas a la producción alimenticia. «Hay empresas grandes, como Siro, Puleva o Pascual que colaboran a nivel nacional con los Bancos de Alimentos cediendo sus excedentes de producción o, incluso, reservas que fabrican solo para hacer donaciones», explica. Pero, a su vez, cada Banco de Alimentos -hay uno por cada provincia- pide la colaboración de las empresas de alimentación existentes en su zona y, de ese modo, poder «distribuir una mayor cantidad de productos», añade Gutiérrez.
Pese a los apuros por los que pasan cada vez más familias abulenses, no son muchas las empresas de la provincia que ceden  productos al Banco de Alimentos de Ávila, por eso sus voluntarios agradecen tanto la generosidad de las que sí lo hacen: Carrefour,  Alta Moraña, Hornazart, Yemas de Santa Teresa, la panadería San Roque, BBVA,  Caixa Ávila,  Caja Mar,  Sage Informática,  Cesvimap y Mutua Universal (las seis últimas colaboraron mediante la organización de diversas ‘Operaciones Kilo’ entre sus empleados).
Cuando el Banco de Alimentos de Ávila necesita productos que las empresas locales no facilitan, recurre a otros bancos. «Con el que más colaboramos es el de Salamanca, pero también con el de Burgos, con el de Asturias, ...». Y precisamente por ese contacto habitual con otras delegaciones, los voluntarios de Ávila aseguran que, en comparación con otros lugares, aquí encuentran «poca colaboración, no solo de las empresas, también de las instituciones públicas abulenses», afirman los voluntarios. Como muestra, un botón: «El pasado año, las ayudas económicas que recibimos de todas las Administraciones pública de Ávila juntas no llegaron ni a 2.000 euros», subrayan.  «Necesitamos   dinero para cubrir los gastos generales de almacenaje, electricidad, teléfono, seguros de transporte, oficina, ...».  Pero apenas cinco meses después de que comenzara este año 2012 aún no han recibido contestación de ningún organismo oficial a las peticiones de ayudas presentadas por el Banco de Alimentos. «Sabemos que la situación económica de las Administraciones públicas no es buena, pero tampoco lo es en otras provincias y sus instituciones colaboran muchísimo más», apuntan.
  Paradójicamente, las mismas Administraciones que parecen ignorar las necesidades económicas del Banco de Alimentos, sí tienen  en cuenta la labor que esta ONG presta a la sociedad abulense. La mejor prueba de ello es que los Servicios Sociales recurren constantemente a los productos que almacena para cubrir las carencias de alimentación de cientos de familias abulenses. Sólo el pasado año,   el Banco de Alimentos de Ávila distribuyó 264.000 kilos de comida (procedentes de la UE a través del Ministerio de Agricultura) entre 3.700 personas de Ávila y provincia, además de otros 70.000 kilos procedentes de empresas e intercambio con otros Bancos de Alimentos y ‘Operaciones Kilo’.
Estas cifras revelan que labor que desarrolla el Banco de Alimentos es  necesaria, de ahí que sus voluntarios insistan en animar tanto a las empresas abulenses del ramo a que donen mercancía como a las instituciones públicas para que pongan  su granito de arena en forma de ayudas económicas. También se aceptan nuevos voluntarios dispuestos a dedicar su tiempo libre al Banco de Alimentos, cuyo teléfono móvil es el 636 62 53 29 y su dirección de correo electrónico es  bancoalimentosavila@hotmail.com
«Nuestro principal objetivo es llegar a más gente, pero para conseguirlo necesitamos más implicación de la propia sociedad a través de las empresas y de las Administraciones públicas», subraya Fernando Gutiérrez mientras va llenando de productos la caja de cartón que, junto a su compañero Manuel Velázquez, en unos minutos cargará en la furgoneta que se ha desplazado al Banco de Alimentos de Ávila en busca de unas raciones de la comida que escasea en muchos hogares. Probablemente, no muy lejos del nuestro.
 

> Comentarios - 2

  • Ramón 07/05/2012 16:39:15

    Para quitar el hambre a la gente, sin más propaganda. Hambre,cosa que no entiende de banderías políticas. Una ONG es tal cosa, aparte de quién sea su promotor.

  • roman 06/05/2012 16:08:43

    El banco de alimentos, corresponde a Caritas y cáritas es una ONG de la Iglesia, que recibe subvenciones estatales y una parte del 0,5 de la otra casilla (El 50% del total de la casilla de obras sociales va a ONGs controladas por la iglesia católica). El artículo está faltando a la verdad. Las empresas que aportan alimentos, tienen reduciones fincales. En suma se está pagando con dinero público para propaganda privada.

> Haz tu comentario
Introduce el texto que aparece en la imagen:
Apodo Correo electrónico* Web

Si aún no estas conectado, puedes hacerlo aquí

Acepto el aviso legal
  • Los comentarios reflejan las opiniones de los lectores, no de Diario de Ávila.
  • No se aceptarán comentarios que puedan ser considerados difamatorios, injuriantes o contrarios a las leyes españolas
  • No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
  • Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.
  • Diario de Ávila se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.
Banco de alimentos de Ávila. David Castro
Banco de alimentos de Ávila. David Castro
Diario de Ávila
El Diario de �vila de siempre, ahora en tu dispositivo Android. Lee �El Diario de �vila�, ahora en tu iPad. Diario de �vila en Kiosko Promecal
Pulsa aquí para conectarte.
Si aún no estas registrado pincha aquí
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Ávila digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Ceres Comunicación Gráfica