Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

23 de septiembre de 2018

La cima del Dhaulagiri es ahora o nunca

A.S.G. - martes, 4 de septiembre de 2018
La cima del Dhaulagiri es ahora o nunca
Sin patrocinador, pero «con toda la ilusión del mundo», Carlos Soria regresar a la cima que más se le resiste. A sus 79 años sabe que su proyecto de los 14 ochomiles depende de tener éxito en este viaje

Lo ha intentado hasta en ocho ocasiones. Y habrá una novena.Este miércoles Carlos Soria, junto a Luis Miguel López Soriano, emprenderán un nuevo reto. Uno que se les resiste desde hace demasiado tiempo pero que el montañero abulense está dispuesto a superar, como tantos otros en su vida. Regresa de nuevoCarlos Soria al Dhaulagiri (8.167 metros) en el que será el noveno intento del abulense desde 1998 por conquistar este ochomil. Porque desde  entonces la montaña le ha negado la cima.Unas veces el viento, otras la nieve, e incluso una inoportuna diarrea en pleno ascenso, se han cruzado por el camino.Lo cierto es que la suerte no le ha sonreído al escalador abulense. Y sin embargo vuelve con las pilas cargadas, «con mucha ilusión» pero sobretodo con el convencimiento de que «la montaña me dejará conquistar la cumbre, seguro». Y lo hace sobretodo en un ‘ahora o nunca’. Porque la realidad es que del éxito de este viaje podría depender que el abulense siga o no con su proyecto de escalar las 14 montañas más altas del planeta.Un reto que merecería un final a la altura de este montañero.  
Lo cierto es que los planes iniciales para este 2018 pasaban por intentar este otoño el ataque a la cima del Shisha Pangma (8.013 metros), junto al Dhaulagiri, la otra cima que le resta para conquistar los 14 ochomiles del planeta. Eran los planes iniciales, pero el verano lo ha cambiado todo. En julio estuvo en Bolivia, donde escaló el Huayna Potosí, un seismil «que me ha venido estupendo para entrenar y aclimatarme».Como su trabajo en Sierra Nevada y el CAR, donde se ha preparado a conciencia para afrontar un viaje que será complicado.
Porque esta vez Carlos Soria viajará a Katmandú y al Dhaulagiri sin patrocinador. «Esta vez viajamos en otras circunstancias. Vamos con otros medios, sin patrocinador».De ahí que la expedición se reduzca al abulense y  Luis MiguelLópez Soriano –cámara y alpinista– en un «esfuerzo económico» que costeará de su bolsillo. Buscó de nuevo el apoyo de IFEMA, que patrocinó la pasada expedición en el mes de mayo, «pero no ha sido posible». No ha encontrado las ayudas económicas que necesitaba pero se muestra comprensivo por ello. «Lo entiendo».
Ante la falta de sponsor, ilusión. Y la necesita más que nunca. A sus 79 años y con los problemas que está encontrando últimamente para costear sus expediciones teme Carlos Soria –así lo advertía a la revista especializada Desnivel– que de no conquistar ahora la cumbre el proyecto de alcanzar los 14 ochomiles del planeta «se acabe» en esta expedición. Por ello espera alcanzar este mes de otoño la cumbre del Dhaulagiri y en la primavera del 2019, ya con 80 años, atacar la cima del Shisha Pangma.
«Viajamos con toda la ilusión del mundo. Siempre la he llevado, pero esta vez más si cabe todavía» para abordar una montaña y una cima que se ha resistido. Lo ha intentado ocho veces hasta ahora. Desde el 2016 suma cuatro intentos. Siempre con la cima al alcance de su mano, tuvo que desistir. «Es curioso. He hecho montañas más difíciles a la primera, como el Lhotse, el Makalu, pero ésta, por casualidades de la vida, se me está resistiendo» lamenta el abulense, que incluso optó en una ocasión –la última– por situar el Campo 3 (7.250 metros) muy cerca de la cumbre, «pero estuvo dos días con mucho viento.Tratamos de aguantar pero fue imposible». No pudieron ni salir de la tienda para intentarlo.
Lo ha buscado con ahínco y lo volverá a hacer. «Esta vez la montaña nos dejará seguro». El convencimiento no es casual. «Físicamente me encuentro muy bien» apunta después de un verano de entrenamientos y aclimatación. «La edad es la edad, pero hay que sortearla. Es una cuestión de tener ganas». Sonríe cuando lo dice.Nunca le han faltado las ganas, la ilusión y el convencimiento de que es posible. Lleva toda una vida demostrando que en ocasiones lo que parece imposible se puede lograr. A sus 79 años la novena puede ser la buena. 

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Ávila se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol