Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

21 de noviembre de 2018
Gastronomía

Un postre que invita al recogimiento y la oración

diariodeavila.es - jueves, 17 de abril de 2014
Torrijas. - Foto: Antonio Bartolomé
Las torrijas, junto con la limonada, son una excelencia de la Semana Santa abulense

Es un postre que invita al recogimiento y a la oración., Al menos es el postre asociado a la cuaresma y a la prohibición de comer carne, como mandan los preceptos de la Iglesia católica. Es un postre sumamente sencillo. Cada familia ha ido conservando las recetas que se han ido pasando de generación en generación.
Una de estas recetas familiares explica su sencilla realización. Para ocho personas se necesita 1 barra de pan ( resulta mejor si tiene dos días), 2 o 3 huevos, 1 litro de leche, aceite, tres cucharadas de azúcar, canela, miel y agua.
Cortamos el pan en rebanadas de unos centímetros de anchura. Ponemos la leche a calentar con 3 cucharadas de azúcar y cuando esté a punto de cocer, se vierte sobre el pan. Se deja empapar durante una hora. Una vez mojadas las pasamos por huevo y las freímos. Al llegar este momento tendremos preparado en un plato una mezcla de azúcar molida y canela en polvo, en la cual rebozaremos los fritos al salir de la sartén, para después colocarlos en una fuente. Al servirlas, las rociaremos con unas gotas de miel (al gusto)
La torrija o torreja aparece ya documentada en el siglo XV, citada por Juan del Encina: «miel y muchos huevos para hacer torrejas», al parecer como plato indicado para la recuperación de parturientas. Las primeras recetas se remontan al Libro de cozina de Domingo Hernández de Maceras (1607) y Arte de cozina, pastelería, vizcochería y conservería de Francisco Martínez Motiño (1611). La torrija se ha incorporado también a los platos que los bares ofrecen en estos días, junto con la limonada, dos de las excelencias culinarias de la Semana Santa abulense.
Su asociación a la cuaresma se debe tal vez a la necesidad de aprovechamiento del pan sobrante que, durante el tiempo en que no se podía comer carne, era por ello menos consumido, aunque las familias elaboraban la misma cantidad.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Ávila se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD