Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

censos

150 municipios de Ávila modificaron su nombre desde mediados del siglo XIX

Juan Ruiz-Ayúcar - lunes, 20 de mayo de 2013
Además de la capital, unos añadieron el artículo o su emplazamiento geográfico y otros modificaron su ortografía

Más de la mitad de los municipios y barrios anexionados existentes en la provincia de Ávila cambiaron en algún momento su denominación desde mediados del siglo XIX hasta el año 1990, en que Navatalgordo segregó parte de su territorio para la creación de Villanueva de Ávila como municipio. La mayor parte de estas modificaciones se produjeron con la elaboración del censo de 1857, considerado el primero de la moderna estadística española como ciencia, pero se sucedieron en buen número al elaborarse los censos siguientes, hasta entrado el siglo XXI. 
La propia capital abulense fue una de las 150 localidades de la provincia que sufrieron el cambio de su nombre. Ocurrió en el censo de 1877, cuando Ávila de los Caballeros perdió oficialmente este título que le concedió el rey niño Alfonso XI, para figurar en los censos de población sucesivos exclusivamente como «Ávila». Los tres títulos históricos «del Rey», otorgado por Alfonso VII, «de los Leales»,  otorgado por Alfonso VIII y el citado «de los Caballeros» quedan de este modo como honoríficos en la bandera de la ciudad.
También vieron modificados en distintas épocas sus nombres primigenios cuatro de los seis barrios anexionados a la ciudad de Ávila en los años 1976 y 1977, previa extinción de sus respectivos municipios. Hasta el 2 de julio de 1916, la Alamedilla del Berrocal era simplemente La Alamedilla, y Aldea de Rey Niño se llamaba Aldea del Rey. Antes de esto, Bernui Salinero se convirtió en Bernuy-Salinero desde el censo de 1857 y Urraca pasó a llamarse Urraca-Miguel en el siguiente censo de 1860.
Son 350 las modificaciones de nombres de los municipios de Ávila que aparecen en la obra ‘Variaciones de los municipios de España desde 1842’, publicada por el Ministerio de Administraciones Públicas, que afectan a 150 localidades y su territorio de las distintas comarcas de la provincia.

En numerosas ocasiones, las variaciones de nombres en municipos abulenses se limitan a incluir el artículo correspondiente al nombre original, como es el caso de La Adrada, La Aldehuela, La Colilla, El Arenal o El Fresno; en otros, se añade al nombre una referencia geográfica, algo que ocurre con La Aliseda, que pasa a ser La Aliseda de Tormes desde 1860, para extinguirse como municipio en 1976 e incorporarse a Santiago de Tormes con Horcajo de la Ribera y La Lastra del Cano. Navarredonda es un caso singular, dado que primero cambió a Navarredonda de la Sierra, hasta que en 1970 se llamó Navarredonda de Gredos.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Ávila se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD