Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Religión

La madre ante su hijo

Ana Agustín - lunes, 25 de marzo de 2013
Procesión del Encuentro. - Foto: David Castro
En torno a las 22,25 horas de este lunes se produjo el encuentro entre la Virgen de la Esperanza y el Cristo de la Ilusión en la plaza de la Catedral, ante una lluvia fina y cientos de miradas emocionadas

A penas había comenzado la noche cuando la Virgen se encontró con su hijo en medio de una expectación silenciosa y absolutamente entregada a una de las procesiones más esperadas por los abulenses y los cientos de visitantes que se trasladan a la capital en estos días de Semana Santa. El Lunes Santo volvió a dejar la estampa de la madre ante el hijo, de María ante Cristo crucificado, un encuentro que se produjo este lunes, como es tradición, en las plaza de la Catedral ante una lluvia fina y centenares de personas que acudieron a este momento. Durante algo más de 20 minutos el silencio, solo roto por la música de las bandas de música que acompañaban tanto a la Virgen de la Esperanza como al Cristo de la Ilusión, se apoderó de ese acercamiento tan emotivo, que arrancaba los aplausos de los congregados en un escenario sin igual. Antes, Nuestra Señora de la Esperanza había recorrido calles y plazas y había sorteado dificultades como el arco del Mercado Chico. Cristo, su hijo emprendió un itinerario también dificultoso hasta el encuentro y, alrededor de las 22,25 horas, se produjo ese momento esperado, con lo ojos puestos en el cielo que, sin embargo, tan solo arrojó una lluvia fina y muy llevadera. La madre, impecablemente portada por los 32 braceros que soportan el peso y la emoción, se inclinó ante su hijo que bailó con pulcritud, agradecido y conmovido por tal gesto. 'La Saeta' comenzó a regalar sus acordes y la noche entregó un espectáculo perfecto. Seguidamente, tanto Jesús de la Salud, como La Esperanza, se resguardaron en la Catedral para protegerse de la lluvia.

El inicio. Pero si espectacular y esperado es el momento en el que en la plaza de la Catedral se encuentran las imágenes, no menos sentimiento hay en el inicio de las dos procesiones que dan origen al Encuentro.
Como cada año, la primera en salir es la Procesión de la Esperanza, que en esta ocasión llegaba además llena de novedades. Se trata de una procesión que tiene una de las salidas más bonitas (y largas) de la Semana Santa, casi una hora para poder ver a los dos pasos, Jesús de la Salud en su Prendimiento y Nuestra Señora de la Esperanza.
Poco antes de salir ya se veían los nervios entre los cofrades, sin faltar los de Héctor Costa, que desde la Hermandad de la Esperanza explicaba cómo se están preparando todo el año para un momento especial, que además llegaba con el estreno de una marcha dedicada a Nuestra Señora de la Esperanza.
Y si nervios había dentro, fuera era todo expectación, con cientos de personas rodeando la salida del iglesia de San Juan a la espera de poder ver las imágenes y sin quitar la vista del cielo ante la amenaza de lluvia. Y así llegó el momento de la salida de la imagen de Jesús de la Salud, que este año estrena además una segunda imagen, la de Judas, y contaba con un relicario en su parte delantera con una firma auténtica de Santa Teresa. Fue la cuadrilla de braceros la encargada de levantar el paso a la orden de la primera ‘levantá’ a cargo de Teresa Jiménez Esteban, tras lo cual comenzó su recorrido con la música de la Agrupación Musical Cristo Yacente, de Salamanca. En este camino no faltaron braceros de honor de otros años, como fue el caso de Diario de Ávila o Radio Televisión Castilla y León en Ávila, con sus directores, Pablo Serrano y Arturo Mancebo.
Después llegó el turno de Nuestra Señora de la Esperanza, una imagen que también requiere mucho trabajo para salir y unos cuidados preparativos que se hacen desde dos plataformas situadas a ambos lados del templo. Aquí con la orden «Tratadla con mimo, arriba despacito» se levantó la imagen para que se uniera a la comitiva con la música de la Banda de Música Ciudad del Tormes, también de Salamanca.
El segundo inicio de procesiones se produjo desde un lugar con tanta historia como la ermita de las Vacas. De nuevo el templo estuvo rodeado de personas que no querían perderse la salida del paso del Santísimo Cristo de la Ilusión, que tiene que salir de la estrecha salida de la ermita, motivo por el que se gira la imagen para que no se dañe y se tiene un especial cuidado para que la Cruz, aunque se baje la parte superior, roce lo menos posible con el arco de salida. Ya fuera se coloca todo lo necesario para que el Cristo luzca como es debido, acompañado por los cofrades del Patronato de la Santísima Trinidad y Nuestra Señora de las Vacas, y la música de la Banda Sentencia, de Valladolid, en un recorrido que comienza por las calles del barrio hasta el momento de llegar al encuentro con la Virgen y volver a su ermita.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Imagen de Nuestra Señora de la Esperanza. David Castro
Imagen de Nuestra Señora de la Esperanza. - Foto: David Castro
Procesión del Encuentro. David Castro
Procesión del Encuentro. - Foto: David Castro
Grupo Promecal
Diario de Ávila se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD