Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

La finca morañega de la Casa de Alba

Mayte Rodríguez - domingo, 7 de diciembre de 2014
- Foto: David Castro
Castronuevo, situada en el término de Rivilla de Barajas, pertenece al heredero del Ducado de Alba, Carlos Fitz-James, que acude a la finca con frecuencia y cuya «cercanía» en el trato destacan quienes le conocen

Hacía años que Martín Prieto no volvía a la finca en la que ha trabajado «toda la vida», pero nos guía por sus caminos como si ayer mismo hubiera estado allí «cavando la huerta». A sus noventa años y pese a las dificultades que tiene para moverse, no puede evitar agacharse a coger unas setas de cardo que asoman en el suelo. «Si siguiera yo trabajando aquí estas setas no estarían», comenta, sonriente, mientras apunta con la mano hacia una ladera cercana: «Allí salen muchísimas, cuando iba a setas enseguida llenaba mi talega», revela. Él conoce el lugar como la palma de su mano porque durante treinta años se ganó el pan empleado en Castronuevo, la finca propiedad de la Casa de Alba ubicada en el término municipal de Rivilla de Barajas, que ha abierto sus puertas  a un equipo de este diario de forma excepcional.
Como no podía ser de otro modo estando situada en plena llanura morañega, Castronuevo es una finca agropecuaria en la que sobre todo se cultiva «cereal de secano», además de «leguminosas y forraje para el ganado», detalla David Díaz, alcalde del municipio, que nos acompaña en este recorrido por la finca abulense de la Casa de Alba cuyo emblema es el  castillo del mismo nombre.  No muy lejos de esa gran fortaleza que el duque de Alba adquirió allá por el año 1489  pasta un rebaño de ovejas. «En la finca también se cría ganado ovino y vacuno de carne», añade el regidor.
Con una extensión de 1.700 hectáreas, en esta finca  que  la Casa de Alba posee   desde hace más de cinco siglos en la provincia de Ávila  los terrenos de cultivo conviven hoy con el paisaje típico de la dehesa: un encinar centenario salpicado de lagunas naturales repletas de patos salvajes. Una parte de la finca, de hecho, está reservada a la caza. «Aquí vino el rey don Juan Carlos varias veces a cazar», apostilla Díaz.

LEA EL REPORTAJE AMPLIADO EN LA EDICIÓN IMPRESA

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
 David Castro
- Foto: David Castro
Grupo Promecal
Diario de Ávila se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD