Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Vivir
Música

Coros de presente y futuro

Isabel Camarero / Ávila - lunes, 21 de junio de 2010
Amicus Meus y Amici Mei pusieron el punto y final a las XIII Jornadas Polifónicas Ciudad de Ávila

Tres jornadas, tres son las que duraron las XIII Jornadas Polifónicas Ciudad de Ávila que tuvo en el fin de semana pasado dos jornadas intensas.

Para la tercera y última de ellas las tablas del Auditorio de San Francisco tendieron la mano al presente y al futuro de la que es y puede ser la música coral abulense: Amicus Meus, organizadores de estas jornadas, se encargaron de la clausura junto a sus hermanos pequeños: la Escolanía Amici Mei.

La música Sacra y concretamente el O salutaris de Ludwing van Beethoven sirvió para contactar con el público que aplaudió tras cada interpretación y fueron nada menos que 14 las que se pusieron en escena.

El Locus iste, de Anton Bruckner, también se escuchó en las voces de Amicus Meus que, eso sí no estuvieron solos en escena ya que en la tercera de las obras El Dies irae (del Requiem en Do menor de Luigi Cherubine) un joven Manuel Pacheco comenzó a mostrar de lo que es capaz con un piano bajo sus manos. La fuerza e intensidad de esta obra dio paso a las dulces voces de los componentes de Amici Mei, casi una veintena de niños y en su gran mayoría féminas que sorprendieron desde el primer momento y es que para la primera toma de contacto eligieron Me llaman la petenera que acompañaron con palmas y taconeo, sutil, pero que casi anima al público a acompañarles.

Le siguió una brevísima La tarántula inocente y continuaron con el conocidísimo tema de Mary Poppins Supercalifragilíxticoespialidoso al que adornaron con la escena musical de la famosa película en la pantalla que presidía el auditorio. También se apoyaron en ella para culminar su actuación en solitario con el precioso tema La bella y la bestia, mucho más bello saliendo de sus ya cuidadas voces.

La vuelta de Amicus Meus fue con el conocidísimo Va pensiero, de Nabucco de Verdi, que resultó muy solemne y que dio paso a un homenaje musical al cine de todos los tiempos desde el Te Deum guaraní, de Ennio Morricone y perteneciente a La Misión, al Tonight de West Side Storu o al I don´t know how to love him, de Jesucristo Superstar o el Unchained Melody conocido por haberlo popularizado la película Ghost pero compuesto en la década de los 50 por Alex North para el largometraje Unchained. La última actuación en solitario de los mayores de la escuela fue casi un guiño a la crisis con el If I were a richman, esto es Si yo fuera rico: menos solemne y con la intención de dejar al público una despedida alegre.

Ahora bien el broche al acto lo puso la actuación conjunta de Amicus Meus y Amici Mei en la interpretación cuando menos «curiosa» de Cadillac of the skies, de El imperio del sol, curiosa porque cantar una pieza que no tiene letra es francamente difícil y ésta no la tenía, como le pasa al himno de España (salvando las enormes distancias).

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Diario de Ávila
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Ávila digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol