Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Provincia
El Barraco

Coplas de los Quintos para honrar a la Virgen de la Piedad

F. J. Rodriguez / El Barraco - lunes, 7 de febrero de 2011
Cientos de personas se congregaron ante la puerta de la ermita para contemplar el acto

Los Quintos de El Barraco cumplieron durante el fin de semana con una tradición que se viene repitiendo año a año desde finales del siglo XIX, enmarcada en la festividad de Las Candelas.

Se trata de una fiesta con un gran arraigo popular, pues levanta verdadera pasión entre los barraqueños. La fiesta se circunscribe al homenaje que los quintos presentan a la Virgen de la Piedad, tanto en la noche del sábado como en la mañana del domingo. Se trata de una de las fiestas más significativas de este municipio, que se ha mantenido, a pesar de la desaparición del servicio militar obligatorio. Con la desaparición del servicio militar se mantuvo la tradición de rondar a la Virgen de la Piedad en Las Candelas, y se repite el sábado posterior a las Candelas, por la noche y en la mañana del domingo.

En la puerta de la ermita es donde se produce el homenaje de los quintos a la Virgen por medio de coplas cantadas al ritmo de la jota barraqueña. Son canciones en forma de copla a través de las cuales ensalzan, piropean y le piden en forma de rogativas a la Virgen. Las canciones son interpretadas por cada uno de los jóvenes que este año hubieran entrado en quintas -pues el servicio militar suprimió hace años-, siete en esta ocasión. Algunas de estas coplas fueron realmente emotivas y consiguieron erizar los cabellos de muchos de los presentes. Como la que uno de los mozos, que tuvo un especial recuerdo a su madre fallecida; o la de otro, que agradeció a la Virgen que su abuelo haya podido superar una enfermedad y podían todavía «disfrutar de su presencia». En sí, todas ellas forman un cuerpo de canciones compuestas por poetas populares barraqueños, que son un respetuoso saludo a la Virgen de la Piedad.

Los jóvenes barraqueños protagonistas van ataviados a la antigua usanza: con capa negra y sombrero de paño del mismo color. De la capa les cuelga una medalla y un trozo de manto de la Virgen en forma de lazo y una escarapela con cintas de colores en el sombrero, dedicadas por sus "mozas favoritas".

El escenario de la puerta de la ermita de la Virgen de la Piedad se traslada a la puerta del mayordomo, donde los jóvenes continúan con las coplas.

La excelente temperatura que disfrutamos en la mañana de ayer invitó a que varios centenares de personas se congregaran a la puerta de la ermita de la Virgen de la Piedad para contemplar el acto, que no defraudó a los asistentes.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Diario de Ávila
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Ávila digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol