Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Provincia
Gotarrendura

Una matanza con aires exóticos

Mayte Rodríguez/Gotarrendura - lunes, 6 de diciembre de 2010
Dos chamanes indonesios y un equipo de televisión del programa en el que ambos participan pusieron ayer la nota insólita a la sexta edición de la matanza popular de Goterrendura, que atrajo a cientos de curiosos

Un buen cerdo y manos expertas que sepan trabajarlo son los ingredientes básicos que garantiza el éxito de una matanza. Y si además se acompañan de un ambiente festivo y de gentes voluntariosas dispuestas a ayudar en cuanto sea necesario, el resultado será inmejorable. Lo saben bien los vecinos de Gotarrendura, donde ayer se celebró la sexta edición de su matanza popular, un evento concebida para la recuperación de las tradiciones del municipio que este año ha contado con unos protagonistas de excepción: dos chamanes procedentes de una tribu indonesia.

Por extravagante que parezca, ambos se encontraban ayer en Gotarrendura acompañados del equipo de televisión que graba sus andanzas en España participando en la "versión retorno" del programa "Perdidos en la tribu" que ya emitió una cadena nacional hace dos años. «Entonces, una familia española pasó un mes conviviendo con la tribu indonesia de los mentawai y ahora estamos grabando justo lo contrario: las vivencias de cuatro habitantes de esa tribu con una de las familias españolas que hace dos años estuvo con ellos allí», explicaba ayer Hugo Tomás, productor del programa. Y aunque la familia en cuestión no procede de Gotarrendura, a uno de sus miembros «le atraen mucho las matanzas», así que hasta allí se desplazaron los chamanes y toda su corte de micrófonos y cámaras de televisión. De hecho, ellos y sus necesidades de grabación iban marcando la pauta de la matanza, en cuyos momentos estelares los dos chamanes indonesios aportaron su particular granito de arena, compartiendo así protagonismo con los veteranos lugareños de Gotarrendura encargados de realizar el destazado del cerdo. «En su tribu también hacen la matanza y el proceso es parecido a éste, así que han querido colaborar» incorporando algunos de los «rituales» que ellos llevan a cabo en su tierra, señaló el productor. Así por ejemplo, bendijeron al cerdo sacrificado «para que su espíritu se quede proteja a los vecinos». Eso sí, el ritual de la bendición tuvo lugar en torno a un numeroso gentío que, desplazado hasta Gotarrendura para la ocasión, casi prestaba más atención a los dos chamanes que a la matanza en sí.

Eso sí, los asistentes tuvieron la oportunidad de darle a la máquina de embutir imprescindible para elaborar los chorizos o de probar el caldo baldo resultante de la cocción de las morcillas. De su elaboración se encargaron Cresce González y Constancia Costa, dos vecinas de Gotarrendura curtidas ya en mil matanzas. Además de ellas, una treintena más de habitantes de la localidad pusieron su granito de arena para que la matanza popular volviera a resultar todo un éxito.

Otro de los que colaboró como uno más en tan sabrosa empresa colectiva fue Fernando Martín, alcalde de Gotarrendura. Ataviado con el típico mono azul e ilusionado como el resto del vecindario, cifraba en unas setecientas las personas que acudieron ayer al municipio atraídas por la matanza, lo que supone «triplicar la población de Gotarrendura, lo cual no está nada mal teniendo en cuenta el frío que hace en diciembre», apuntaba, satisfecho por cómo discurrían los acontecimientos.

Uno de los objetivos de esta fiesta es, precisamente, «que nuestro pueblo se conozca por sus tradiciones» y, pese a que en otros municipios abulenses las matanzas caseras están dejando de realizarse, Gotarrendura puede presumir de que sigue manteniendo viva esta costumbre. «Unas treinta familias siguen haciéndola, casi todas coincidiendo con este puente de la Constitución; son muchas menos de las que antes lo hacían, pero aquí no se ha perdido la tradición», aseguraba, orgulloso.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Diario de Ávila
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Ávila digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol