Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Provincia
Santa María del Berrocal

Un oficio de buenpaño

Ana Agustín / El Berrocal - lunes, 28 de junio de 2010
La localidad de Santa María del Berrocal ha sido y sigue siendo morada de un buen número de pañeros que han distribuido su género por toda España desde el siglo XVI

Se trata de una actividad profesional que ha significado todo para un pueblo situado en el valle del Corneja que desde el siglo XVI lleva unido su nombre al de los pañeros que han recorrido España y otros puntos del extranjero ofreciendo sus mercancías. Santa María del Berrocal, localidad de unos 500 habitantes en la actualidad «es un pueblo rico gracias a los pañeros que, de siempre, han salido de aquí y han recorrido con los caminos con los géneros que se producían en los telares del pueblo».

De las razones por la que gran parte de los pañeros procede de esta localidad abulense nos habla su alcalde Javier Blázquez Reviriego. «Nos remontamos al siglo XVI, cuando ya se habla del oficio del tejedor». Otras explicaciones se refieren al origen judío de los vecinos de Santa María del Berrocal, que en el momento de la expulsión pudieron asentarse en esta zona, una razó que quizás les ha inclinado hacia el comercio». Lo que sí parece cierto es que el terreno aquí no es muy rico y sería difícil vivir del campo «por lo que hubo que buscar alternativas».

El oficio de pañero era sacrificado, como todos en aquellas épocas en las que había que recorrer a pie o en caballería las trochas y caminos que comunicaban unas poblaciones con otras. Bien recuerdan estos momentos algunos de los vecinos de Santa María del Berrocal Antonio Carretero, Marcelino Blázquez o Fidel Sánchez, con quienes hemos tenido oportunidad de hablar durante este reportaje.

Sin embargo, los pañeros de Berrocal han mantenido el oficio generación tras generación y hoy son bastantes los jóvenes que cumplen con esta encomienda en la localidad abulense

Es el caso de Javier Blázquez Reviriego, de 37 años que, además de llevar una legislatura como alcalde de Santa María del Berrocal, dirige una de las empresas textiles del municipio, Grupo M.B. Revitex, que se dedica, fundamentalmente, a comprar y vender lencería y la ropa de hogar. Es la cuarta generación de pañeros, «hasta donde yo sé, ya mis tatarabuelos, por parte de madre, eran pañeros». Esta empresa cuentan con 45 tiendas repartidas en toda Castilla y León, Galicia, Asturias y Cantabria y suministran también a otras tiendas, sobre todo, ropa de hogar, aunque también venden al mayor. «Y, a penas confeccionamos nada, aunque sí tenemos algunas mujeres que cosen sábanas en su casa». Compran el género fuera de España por regla general, en países como Pakistán, China o India y lo venden aquí, en diferentes puntos de España.

Antes, en el pueblo contama con muchos telares diseminados en las casas de la localidad. Algunos eran de pequeño tamaño y en él se confeccionaban prendas como mandiles o paños pero «también había telares de mayores dimensiones, industriales, en los que se confeccionaban piezas más grandes como capas o mantas y que requerían el trabajo de varias personas». En la mayoría de los casos se trataba de empresas familiares que consiguieron asentar población y que han mantenido estable el desarrollo de este pueblo.

Antonio Carretero Sánchez tiene 79 años y es uno de los antiguos pañeros que aún permanece en el pueblo y que recuerda su vida con verdadera pasión. Desde los 14 años comenzó a trabajar como pañero junto a su padre. «En los primeros tiempos íbamos con el género a pie, con el macuto a la espalda, o en caballería». Eran muchos los sufrimientos que pasaban estos hombres por los caminos y carreteras, porque se cruzaban España con la carga. Antonio Dejaba a la familia en su casa de Santa María del Berrocal y marchaba de viajes durante meses. «Alguna vez he estado más de un año fuera de casa», asegura este jubilado de buen humor y conversación fluida. Cuando consigió comprarse una decauve y el trabajo se hizo más cómodo. Con mujers y dos hijos, sólo uno de ellos siguió la saga de su padre y de su abuelo. Si ahora pudiera elegir en qué trabajar «no me importaría volver a ser pañero», afirma. Muchos amigos se hacían por los caminos. Los arrieros, los muleteros... de la provincia y de otros puntos de España coincidían con los pañeros de Santa María del Berrocal en las pensiones en las que paraban para descansar y reponer fuerzas, a base de arroz con patatas y bacalao y todos terminaban siendo como una familia, seguramente movidos por la nostalgia de la suya propia, allí en el pueblo. Marcelino Blázquez Casas entra en la conversación y recuerda que «el mayor avance para mi fue cuando conseguí un motocarro. Esa fue la mayor sensación de velocidad que he tenido nunca». Recuerda las rutas que realizaba «yo sólo, bueno, con el mulo que, a veces, no me quería comer», que le llevaban a cruzar España, en muchos casos.

La peculiaridad de los paños de Santa María del Berrocal, fuertes y bien hechos, estaba, precisamente en los pañeros, buenos comerciantes, honrados y serios que colocaban su género mejor que nadie. Así lo corroboran los mayores y los más jóvenes de esta localidad, aunque también cualquiera que recuerde como, ya en tiempos más modernos, los camiones de pañeros de Santa María del Berrocal se encontraban en las carreteras de todas las latitudes españolas.

Clara Isabel Díaz forma parte de la última generación de pañeros de Santa María del Berrocal. Tímida (no ha querido que la fotografiemos) y, sin embargo, decidida, comenzó a trabajar en la empresa familiar, junto a sus padres y sus dos hermanos. Ella se dedica sobre todo a la administración y la organización de la central, que está en Santa María del Berrocal aunque la empresa Rufino Díaz tiene unas 60 tiendas de textil en toda España. «De aquí sale todo el producto», afirma y aunque la fabricación ya no se hace en el pueblo «segimos fabricando algunos productos».

El alcalde asegura que Santa María del Berrocal es un pueblo próspero, que ha mantenido su población gracias a los pañeros. En la actualidad la localidad alberga seis empresas textiles y cada una de ellas da trabajo a una quincena de personas, sin contar las que atienden las diferentes tiendas con las que cuentan en toda la geografía nacional, sobre todo, en el norte de España. De tal manera, cada una de estas empresas puede generar un centenar de puestos de trabajo.

Un monumento reciente, inaugurado en el año 2000 recuerda, en la entrada del pueblo, a los pañeros de Santa María del Berrocal. Se trata de un monolito de piedra de granito con un relieve realizado por el escultor de la zona José Antonio Elvira.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter

>Resultados Deportivos

Fútbol
Atlético 0 Real Madrid 0
Leganés 0 Barcelona 3 Finalizado
Baloncesto
Ávila Auténtica 75 Basket Navarra 65 Finalizado
Diario de Ávila
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Ávila digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol