Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Local
Patrimonio

El Palacio Caprotti abrirá "en otoño" ya convertido en el Museo de Ávila

Mayte Rodríguez/Ávila - domingo, 27 de marzo de 2011
La previsión es que la obra de rehabilitación concluya «en mayo» y, a partir de entonces, se acometa el proyecto de musealización del nuevo espacio cultural

Sin el enjambre de andamios que lo invadió durante un tiempo, libre ya de aderezos y postizos, el patio de columnas del Palacio Caprotti exhala hoy la pureza estética con la que fue concebido hace más de cuatrocientos años. Sus delicadas columnas toscanas y la galería de maderas nobles que lo recorre para confluir en un muro ahora desnudo a excepción del escudo de armas transmiten hoy agradables sensaciones, marcadas por la sencillez y la limpieza de formas que presiden este patio central, inconfundible símbolo del inmueble.

Aquel que tenga curiosidad por conocer el interior de las casas palaciegas abulenses que fueron escenario del esplendor que vivió la ciudad en el siglo XVI no puede dejar de visitar la Casa del Regidor Ochoa Aguirre, también conocida como Palacio de Superunda, aunque en el último siglo tomó el nombre de su último propietario, el pintor Guido Caprotti. No en vano, el principal logro de la gran obra de rehabilitación emprendida a lo largo de los tres últimos años en ese edificio es, precisamente, «la recuperación de su estructura inicial del siglo XVI pese a los cambios que sufrió en los siglos XIX y XX, cuando fue adaptado como vivienda sin que entonces se tuviera cuidado por mantener lo histórico», apuntaba el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, en una reciente visita al inmueble realizada a petición de este diario para comprobar el estado de los trabajos.

Hoy por hoy, «a la obra le queda pendiente entre un tres y un cuatro por ciento, solo pequeños detalles», afirma el alcalde, quien subraya «el espléndido resultado» conseguido después de acometerse «una recuperación muy complicada» abordada con gran cierto por parte del arquitecto responsable del proyecto, José Ramón Duralde, en cuya minuciosa labor hace hincapié Miguel Ángel García Nieto, «tal como ya demostró en la recuperación del palacio de los Verdugo y en la del Auditorio de San Francisco», alabó.

El primer edil augura que será «en mayo cuando finalice la obra», pero a partir de entonces tocará acometer «la segunda parte del proyecto, que es la musealización del palacio», explicó. Y esas labores de acondicionamiento del edificio para darle un uso expositivo se prolongarán unos seis meses más, de manera que «hasta el otoño no abriremos del todo las puertas del Palacio Caprotti y, cuando se haga, se abrirá con todas las de la ley», aseguró el primer edil.

. Será entonces cuando el Palacio Caprotti quede convertido en el Museo de Ávila, en el que tendrá cabida tanto la obra de la familia del pintor, incluidos sus descendientes Edgar y Óscar, «como la de otros autores abulenses, porque éste el Museo de Ávila», recordó Miguel Ángel García Nieto. Y es ahora cuando las autoridades municipales están «evaluando qué se expone y qué no» en la colección que se exhiba de forma permanente, lo que incluye no solo obras de arte, sino también «el mobiliario y los múltiples objetos de la familia Caprotti» con los que se hizo el Ayuntamiento de Ávila cuando el inmueble pasó a sus manos. No obstante, los fondos expuestos de manera estable se verán complementados con la organización de «exposiciones temporales», añadió el alcalde.

Precisamente, ya está lista en el jardín trasero, donde en tiempos estuvo la piscina en la que se refrescaba la familia Caprotti y amigos, la sala de nueva construcción que albergará las muestras temporales. Apenas falta por instalar en ella la tarima que recubrirá el suelo, pero ya puede contemplarse en todo su esplendor esta nueva estancia, en la que llama la atención su cubierta blanca, que posee un singular sistema que permite el paso de la luz natural a través del propio techo.

Aunque la rehabilitación de un edificio que «estaba en muy malas condiciones» de conservación y la recuperación de su estética original constituyen el grueso de la obra, ésta se ha extendido más allá del propio Palacio Caprotti, cuyas dimensiones resultaban de hecho insuficientes para el uso que se le iba a dar, de ahí que los trabajos hayan incluido construcciones adyacentes pertenecientes al complejo palaciego situadas en uno de los laterales del jardín trasero, así como al pequeño inmueble comprado a los padres carmelitas para ampliar y facilitar la visita. Estas áreas albergarán las dependencias administrativas y de uso interno del futuro Museo de Ávila. Entre ellas, una gran sala para el almacenaje de las obras de arte con acceso directo a una calle lateral para facilitar el transporte y la recepción de cuadros de grandes dimensiones.

La recuperación y acondicionamiento de las dependencias anexas al Palacio Caprotti, al igual que la nueva sala para exposiciones temporales ya mencionada, han permitido convertir el antiguo jardín al que todas ellas dan en «un antiguo patio castellano» en el que sobresale la balconada de madera que cuelga de uno de los edificios, cuya fachada es de ladrillo visto. Este patio de inspiración local, diseñado a dos alturas, está construido en piedra, aunque se ha reservado una zona que será ajardinada.

A estas alturas, con la obra concluida en un 97%, los detalles son tantos y tan minuciosos que resulta imposible no fijarse en ellos. Y eso incluye los elementos históricos recuperados -carpintería, herrajes, vidrios, ...- y los de nueva factura, entre los que destacan los tiradores de algunas puertas, formados por las cinco letras de la palabra "Ávila" que, a su vez, evocan la forma de la Muralla.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Diario de Ávila
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Ávila digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol