Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Local
Conversaciones en el Lienzo Norte

«En Ávila hay espacio y ventajas para crear, a menor escala, una Ciudad de la Luz»

Patricia García Robledo - domingo, 30 de enero de 2011
Entrevista a Borja Campillo Arribas, director de fotografía

Llevaba nueve meses sin venir por España, se ha quedado unos cuantos días y ha puesto rumbo a Japón. Lleva en la sangre la pasión por la imagen, el gusto por mirar la vida a través de un objetivo de una cámara de fotografía o de vídeo. Borja Campillo Arribas (Ávila, 1986) es director de fotografía, algo que tenía claro desde niño. Recuerda haberse puesto delante de una cámara profesional por primera vez a los siete años. Ahora, trabaja en todo el mundo desde su base en Nueva York.

Inició su etapa escolar en el colegio Santísimo Rosario, y luego estudió chelo, canto y canto gregoriano con una beca en la Escolanía de El Escorial desde los nueve hasta los catorce años, pero se dio cuenta de que, al contrario que su hermana Tania, que es chelista, «no tenía ese don musical». Regresó a Ávila, siguió sus estudios en el Colegio Diocesano y decidió cursar la carrera de Cinematografía y un máster en Postproducción en la Escuela Superior de Artes TAI de Madrid, donde aprendió «muchísimo».

Borja regresó de nuevo a Ávila, una ciudad en la que recala a menudo, para trabajar con sus padres en Vidicam. De ellos ha heredado el amor por las cámaras, ha aprendido su base con ellos, incluso antes de estudiar su carrera. «Me acuerdo de acompañar a mi padre, cuando era un mico de siete años, al trabajo», recalca, «siempre me han gustado las cámaras, trastear por los menús».

Tras acabar la carrera, Borja no tenía claro su futuro profesional. «Fue como saltar desde un puente», dice. Nunca se planteó volver a Ávila porque no hay trabajo para él en su especialidad, aunque curiosamente ha viajado más de una vez desde Madrid hasta la capital y la provincia para rodar algún cortometraje o anuncio publicitario.

Trabajó durante un año en Madrid, y decidió marcharse a Estados Unidos a perfeccionar su inglés. «No tenía ni idea de hablar inglés, y me marché a Nueva York a hacer un curso intensivo durante cinco meses, y durante ese tiempo conocí a dos personas que querían rodar un cortometraje, titulado "Voltereta" -dirigido por Alexis Morante y galardonado en varios festivales de cine españoles-, les entregué mi currículum, me cogieron y pude rodar en Nueva York. 17 horas diarias de trabajo, pero merece la pena», añade Borja.

Nueva York. Así fue como Borja se dio cuenta de que Nueva York le ofrecía un amplísimo abanico de oportunidades profesionales, y que tenía que aprovecharlas. Vive desde hace un año y medio en Brooklyn, con un visado de artista, y no para de trabajar.

Recientemente ha rodado una película sobre micología, "Now, forager", y cuenta la historia de un cocinero neoyorquino, de padres nacidos en el País Vasco, que apuesta por la cocina vasca en Estados Unidos. «Recolecta setas por todo el país y los vende a los mejores restaurante de Nueva York», señala Campillo.

Este jovencísimo director de fotografía, que acaba de estrenar sus 25 años, ha «empalmado» este rodaje con dos tv-shows de cocina. «Todo el día entre fogones», ríe.

Entre enero y noviembre de 2010, Borja Campillo realizó de la mano de Caja de Ávila la exposición "My own point of view of New York", en la que acercó a Ávila su visión del paisaje urbano de esta ciudad estadounidense. Parte de los beneficios de la venta de sus fotos se ha destinado a la Asociación Abulense de Síndrome de Down, con los que trabajó en la elaboración de un calendario. Durante el verano de 2010, Borja ha rodado seis cortometrajes más, tres de ellos ya compiten en festivales de cine.

Borja Campillo se encuentra ahora mismo en Japón, rodando un documental sobre el martirio de San Pedro Bautista, el mártir franciscano oriundo de San Esteban del Valle y en homenaje de quien, los días 5 y 11 de febrero, se celebrará el Vítor. Una vez regrese del país del sol naciente, Borja se embarcará en un apasionante proyecto que le llevará a recorrerse miles de kilómetros desde Estados Unidos hasta Ecuador, por carretera, para grabar otro documental. Esta aventura se llamará "Fading Borders, a Mercedes Touring Project".

Ávila. Para Borja, Ávila es ahora mismo un lugar de paso, de visita familiar. A su juicio, la capital necesita urgentemente «más conexiones con Madrid», mejores comunicaciones sobre todo por tren -»desaparecen servicios y los horarios no son adecuados»-, pero también por carretera, porque «. Está a un paso de la capital de España, y sin embargo no consigue enganchar al turismo para que se quede más de un día o un fin de semana, lamenta.

«En Ávila hay espacio para hacer algo similar a la Ciudad de la Luz», reflexiona, «tiene la ventaja de estar cerca de Madrid y podría ofrecer un precio mucho más barato y competitivo». Además, recuerda, Ávila ya ha sido más de una vez escenario de rodajes: de publicidad -a lo mejor les suena el escenario del anuncio del Seat León: es el Centro de Congresos "Lienzo Norte""- y también de grandes producciones cinematográficas.

¿Quién no recuerda a Sofía Loren y Cary Grant en "Orgullo y pasión"? Más recientemente, la ciudad acogió el rodaje de algunas escenas de "El reino de los cielos", dirigida por Ridley Scott; de "Teresa, el Cuerpo de Cristo", protagonizada por Paz Vega o de series de televisión como "Cuéntame" o la miniserie sobre el ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez.

«Ávila es una de las ciudades más cinematográficas que he visto», insiste, «y es necesario un segundo impulso cinematográfico a la ciudad, Ávila se puede vender muy bien en este aspecto». Para películas de época, para historias actuales, para todo tipo de producciones, insiste, y por ello sería conveniente contar con una oficina municipal específica dedicada a la gestión de permisos. «Rodar en una ciudad es promoción», recalca.

El principal problema de la ciudad, cree Borja, es que «la gente joven se va porque no tiene oportunidades» para desarrollar un proyecto de vida. «No hay muchas oportunidades de crear empresas en Ávila y tampoco hay mercado para ello», señala. «Nuestra ciudad necesita jóvenes, necesita jóvenes emprendedores para revitalizar la economía y también la vida de la ciudad», opina, y sobre todo «un cambio de mentalidad» que apueste por el desarrollo.

«Hay que abrir la mente un poco, hombre», apostilla. Y una de las principales ventajas es la tranquilidad de la vida en la ciudad, la posibilidad de pasear a diario o de desconectar con facilidad.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter

>Resultados Deportivos

Fútbol
Atlético 0 Real Madrid 0
Leganés 0 Barcelona 3 Finalizado
Baloncesto
Ávila Auténtica 75 Basket Navarra 65 Finalizado
Diario de Ávila
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Ávila digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol