Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Local
Patrimonio

De aseos, caballerizas y calefacción

M.R./Ávila - lunes, 12 de abril de 2010
A las estancias más antiguas y singulares del palacio se les otorgan nuevos usos

Uno de los avances de la obra de rehabilitación del Palacio Caprotti es la recuperación del semisótano del edificio, hasta ahora «desaprovechada porque no tenía altura suficiente ni condiciones de habitabilidad», indica el arquitecto, José Ramón Duralde. Desde el zaguán de entrada, el descenso a esa planta lleva en primer lugar a las antiguas caballerizas, en las que aún se conservan los comederos de piedra en los que se alimentaba a los caballos, medio de transporte esencial durante el siglo XVI y posteriores.

Otro de los espacios recobrados a lo largo de esta obra y que remiten al palacio original son las cocinas, en las que detrás de la imponente chimenea se halla un pozo de granito escondido tras un recoleto arco de piedra. En este área situada bajo el nivel del suelo se ubicarán las zonas comunes del futuro museo. En concreto, los aseos, por lo que es aquí donde se ha instalado el imprescindible ascensor que permite hacer del Palacio Caprotti un espacio público accesible.

En algunas dependencias ya ha empezado a colocarse la instalación necesaria para que el edificio disponga de calefacción. El sistema elegido es el de suelo radiante debido a que resulta especialmente respetuoso con la conservación de las obras de arte que albergarán las diferentes salas del del Palacio Caprotti. Si bien, en las estancias principales del mismo, situadas en la planta superior y cuyas ventanas están orientadas a la plaza del Corral de las Campanas, se recreará una casa-palacio abulense típica del siglo XVI utilizando para ello el mobiliario y las piezas decorativas que aportó la propia vivienda de Caprotti, entre ellas los valiosos tapices.

El resto del palacio se planteará como un museo dedicado a la obra del artista. De hecho, la musealización del edificio está incluido en el proyecto de rehabilitación que está ejecutándose. Así, «la idea es abrir el palacio al público con la adecuación museográfica definitiva», precisó Duralde, si bien matizó que no responderá a la «antigua concepción estática de museo», sino que «lo que se pretende es que tenga una vida más dinámica». A esta idea contribuirá el hecho de que la colección de obras de Caprotti sea tan amplia que resulte imposible exponerla toda de forma estable, lo que obligará a renovar de forma periódica los fondos que se exhiban. No obstante, una vez que concluya la obra y el también llamado Palacio de Superunda abra sus puertas, «la manera en la que empezará a funcionar el museo será con una exposición dedicada a la obra de Caprotti en relación con Ávila», adelantó el arquitecto.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Diario de Ávila
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Ávila digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol