Diario de Ávila
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

V Centenario

La Santa andariega se sube al tren

Eduardo Cantalapiedra - sábado, 1 de agosto de 2015
Los pasajeros del tren ‘Teresa de Ávila’ disfrutaron con la representación de la vida de la Santa. - Foto: David Castro
Los pasajeros del primer trayecto del tren "Teresa de Ávila" disfrutaron con la representación teatral sobre la Santa

Teresa de Ávila, conocida popularmente como la Santa andariega, inició este sábado un nuevo viaje, pero en esta ocasión subida al tren turístico que lleva su nombre y que realiza el recorrido entre la capital de España y la ciudad que la vio nacer.
Encarnada por la actriz Candelas Pérez y acompañada por el también actor Víctor Arcones, que interpreta varios papeles durante el trayecto, Santa Teresa de Jesús daba la bienvenida a los pasajeros de este tren turístico que partía de la estación de Chamartín, casi con  una puntualidad británica, a las 9,12 horas. Yal principio las caras eran sobre todo de sorpresa, ya que como reconocían los propios viajeros, desconocían que durante su viaje a Ávila fueran a disfrutar de una representación teatral de la mano de la propia Santa ya que no habían visto ningún cartel publicitando este tren turístico ni en la taquilla les habían informado sobre esa posibilidad.
Pero lo que sí está claro es que, pese a ser una hora todavía algo temprana, la gente estaba dispuesta a disfrutar de su viaje y de la presencia de los diferentes personajes a través de los que se iban desglosando algunos de los pasajes más conocidos de la vida de Santa Teresa de Jesús, salpicados de momentos cómicos.
 La historia contada por Candelas Pérez y Víctor Arcones comenzaba, como no, en la infancia de Teresa de Cepeda y Ahumada cuando, junto a su hermano Rodrigo, intentaron irse a tierras de infieles y fueron encontrados por su tío Francisco en los Cuatro Postes. Una primera narración en la que, como en el resto de la representación, los viajeros fueron también protagonistas, en este caso interpretando al tío.
Esa escena dio paso después a la adolescencia, en la que se hablaba de una Teresa «presumida» a la que su padre,  Alonso Sánchez de Cepeda, le hizo entrar como colegiala en el convento de Santa María de Gracia, pese a que por entonces la joven no tenía vocación de monja. Pero poco a poco la experiencia le fue gustando y tras una enfermedad que pasó en su casa, decidió ordenarse monja, pese a la negativa paterna.
Según relató la propia Teresa de Jesús a los pasajeros de este tren, esa negativa no impidió que se fugara e ingresara como monja carmelita en el convento de La Encarnación, donde vivió la experiencia mística de la transverberación.
Y sumergida en esos pensamientos místicos se marchó Santa Teresa hacia el otro vagón donde un nuevo público la esperaba para conocer esos mismos pasajes de la historia de la Santa abulense.
Eso sí, después regresaría con otras dos nuevas escenas que repetiría en cada vagón, la primera de ellas sobre su primera fundación, San José, con los pasajeros transformados en partidarios y detractores de su construcción en un primer momento y en monjas del convento que luchaban contra una plaga de piojos, más tarde, cantando en procesión «Pues nos dais vestido nuevo rey celestial, libra de la mala gente este sayal».
Y la segunda, en la que tras despedirse de su hermano que parte para las Américas se encuentra con su confesor, fray Juan de la Cruz en una escena con la que se ponía el colofón a esta representación a través de algunos de los versos más conocidos de la Santa de Ávila como Nada te turbe o Vivo sin vivir en mi.
Concluía así entre aplausos la representación en este primer viaje del tren Teresa de Ávila, aunque los intérpretes todavía tendrían tiempo para repartir entre los viajeros información sobre las ventajas que ofrece realizar el trayecto Madrid-Ávila en este tren turístico de cara a la visita de la ciudad amurallada y sobre los actos que se desarrollan en la misma cada sábado, acompañada por un mapa, y para charlar tranquilamente con algunos de ellos sobre la experiencia teatral vivida gracias a esta iniciativa impulsada por el área de Turismo del Ayuntamiento de Ávila y Renfe.
A la llegada la ciudad, todavía tuvieron tiempo de despedirse de todos ellos y de hacerse alguna que otra fotografía como recuerdo de este viaje que se repetirá cada sábado hasta el próximo 7 de noviembre, con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Diario de Ávila
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Ávila digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol