Una batalla en el desierto

SPC - viernes, 4 de enero de 2019
Una batalla en el desierto
La caravana del legendario 'raid' recorrerá uno de los tesoros naturales más desconocidos de Perú

Perú es conocido mundialmente por la cordillera de los Andes, cuna de los incas; pero no tan famosos son los otros dos tesoros naturales que quedan a ambos lados de esas imponentes montañas: la vasta selva amazónica al este y, al oeste, el desierto costero que explorará el Rally Dakar 2019.
La caravana del ‘raid’, compuesta por 337 vehículos de competición, se adentrará durante 10 etapas, del 7 al 17 de enero, en este desierto que se extiende por la costa del océano Pacífico, un paraje inhóspito de miles de kilómetros con vertiginosas dunas de arena blanda. En ese escenario se desarrollará el primer Dakar que se celebra únicamente en un solo país y también el primero que se hace íntegramente sobre arena.
Con este recorrido, la carrera  ha recuperado su esencia al encontrar el terreno más parecido al desierto del Sáhara, hogar de la carrera desde que esta fue creada en 1979. «Esto nos permite redescubrir de nuevo el verdadero espíritu de la prueba», afirma el francés Stéphane Peterhansel (Mini), 13 veces ganador del certamen (seis en moto y siete en coches).
Por su latitud, próxima a la línea del Ecuador, la costa peruana debería tener abundante vegetación, pero las aguas frías que trae la corriente de Humboldt desde la Antártida crean esta extensa prolongación del desierto de Atacama (Chile). En mitad de ese mar de dunas hay una con nombre propio: Duna Grande, la más alta del país y la segunda en el mundo con sus 1.693 metros sobre el nivel del mar, que deberán coronar los pilotos.
Allí tampoco faltan los oasis como los de Huacachina y Morón, en los alrededores de la ciudad de Pisco, auténticos vergeles en mitad del paisaje que parecen propios de un espejismo.
Buena parte de los participantes ya probaron la dureza y dificultad de este escenario el año pasado, cuando el Dakar estuvo cinco días en ellas y algunos de los favoritos tuvieron que abandonar. «Perú marcó la carrera de 2018 y muchos se quedaron fuera. Va a ser un rally muy duro», recuerda el piloto español Carlos Sainz (Mini), dos veces ganador en la categoría de coches y vigente campeón.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Ávila se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD