Un nuevo órdago para May

SPC - lunes, 11 de febrero de 2019
Un nuevo órdago para May - Foto: SIMON DAWSON
Laboristas y conservadores estudian aceptar el acuerdo del Brexit si se convoca de manera inmediata un segundo referéndum que avale el divorcio pactado con la UE o la permanencia

A la espera de que a lo largo de esta semana la primera ministra británica, Theresa May, dé explicaciones en la Cámara de los Comunes sobre cuáles son los pasos inminentes que dará para cambiar el acuerdo del Brexit consensuado con la UE, un grupo de diputados ya está preparando una propuesta de desbloqueo para que el divorcio pueda seguir adelante sin que haya modificación alguna al Tratado de Retirada firmado el pasado noviembre en Bruselas. Eso sí, como todo, tiene consecuencias. Y es que los parlamentarios pedirán que, a cambio, se convoque de manera inmediata un segundo referéndum en el que las opciones serían el divorcio tal y como se contempla en el pacto o continuar en el bloque comunitario y olvidar todo lo referente a una salida.
La propuesta está siendo concebida como una iniciativa transversal de diputados de más de un partido político y tomaría la forma de una enmienda al propio Acuerdo de Retirada que se incluiría en el mismo momento de su ratificación, según informó ayer el periódico The Observer. 
La iniciativa podría cosechar apoyo tanto entre los políticos favorables a la salida de la UE como entre quienes optan por la continuidad en el bloque europeo, han explicado sus impulsores. Además permitiría a May superar la humillante derrota del pasado 15 de enero, cuando el Parlamento rechazó por una abrumadora mayoría el acuerdo del Brexit en una pinza política que ha propiciado el actual estancamiento. 
Los diputados laboristas Peter Kyle y Phil Wilson habrían conseguido con esta propuesta el respaldo de pesos pesados del Partido Conservador como Sarah Wollaston, Dominic Grieve o Anna Soubry y también «se la toman muy en serio en los más altos niveles del Gobierno», según apuntó el progresista Kyle. 
Esta propuesta tiene tres puntos fuertes: sería una forma de reconciliar al país con una «doble garantía» parlamentaria y de votación, aportaría un final definitivo al proceso del Brexit y rompería la actual parálisis política en el Parlamento, agregó el laborista. 
Por contra, el principal escollo sería el ala más extremista del Partido Conservador, que no vería contemplada su opción de un acuerdo con la UE pero con mayores garantías sobre la soberanía de la frontera con Irlanda. 
May prometerá esta semana al Parlamento convocar otra votación del Brexit si el 27 de febrero no ha logrado un acuerdo satisfactorio con la UE, que en todo momento se ha negado a reabrir las negociaciones con Londres.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Ávila se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD